Lo que no sabemos de la batería de nuestro móvil

La batería de nuestro móvil es una de las partes más importantes. Uno de los mayores problemas que tienen los móviles es que, con las últimas novedades y mejoras, consumen mucho más y esto ha acortado considerablemente la duración de nuestros dispositivos. Por eso, los fabricantes se han puesto las pilas y han empezado a desarrollas otros tipos de baterías con mayor rendimiento.

Batería

¿Cómo funciona una batería?

Bien, sabemos que llevan batería los dispositivos portátiles; los que no siempre están enchufados. La batería almacena energía cuando la cargamos, para utilizarla el resto del tiempo y poder usar nuestro móvil. Las baterías que utilizan prácticamente todos los dispositivos móviles son las llamadas baterías de litio, dado que contienen este material (entre otros) y en ellas se produce una reacción química al utilizar nuestro móvil, que es la que produce la energía.

Litio y cobalto son las sustancias más presentes en nuestras baterías, y no destacan precisamente por ser abundantes en la naturaleza. Al igual que ocurre con muchos otros elementos, se extraen de la naturaleza en determinadas minas, donde sí son más abundantes. La mayoría de estas minas no se encuentran precisamente cerca, sino que están en África y Asia.

Baterías de sangre

Precisamente no sólo adultos se arriesgan la vida extrayendo cobalto en las minas, sino que muchos niños son explotados para conseguir esa sustancia tan preciada, necesaria para poder fabricar una batería. De hecho, en algunos casos utilizan niños debido a que al ser más pequeños caben mejor en determinados agujeros de las minas en las que un adulto no podría entrar.

Detrás-baterías

Debemos pensar que para que algo tan cotidiano como la batería de nuestro teléfono haya sido fabricado; muchos niños, la mayoría en el Congo, son obligados a permanecer incluso días enteros, sin poder ver la luz del Sol, para extraer el cobalto necesario para fabricarlas; sin ningún tipo de medida de seguridad. Niños que jamás han hecho una llamada de teléfono trabajan diariamente para que personas de otros continentes, como nosotros, podamos utilizar WhatsApp como si fuera lo más habitual. De media, sus familias reciben el equivalente a 92 céntimos al día, por trabajar doce horas (en muchos casos, 24 sin salir a la superficie).

Ante esto, las ONGs no se han quedado de brazos cruzados. Organizaciones como la Amnistía Internacional o Unicef acusan a empresas tan conocidas como Apple, Microsoft, Samsung o Sony de ser los principales clientes de estas minas fabricantes de baterías.

Fuente | tutecnomundo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *