Microsoft contra el Departamento de Justicia de Estados Unidos

Microsoft-840x473

No es un secreto, ya sabemos que es habitual que los gigantes tecnológicos reciban peticiones del Departamento de Justicia de Estados Unidos en las que pueden solicitar parte o incluso todos los datos de uno o varios sujetos, algo comprensible ya que se produce lo que se conoce como una ponderación de intereses.

En dicha ponderación el interés mayor cede ante el menor, es una cuestión de rangos por explicarlo de una manera sencilla. Ponemos un ejemplo para entenderlo mejor: mi derecho a la intimidad y a la privacidad puede ceder si soy sospechoso de estar implicado en casos de terrorismo, de manera que pueden recabar datos personales míos incluso sin mi conocimiento para poder sacar adelante una investigación.

Obviamente estos procesos son peligrosos y tienen una serie de garantías que van desde el mandamiento judicial hasta unos fundamentos y motivaciones reales, es decir, una base mínima que permita que esa ponderación ceda a favor de la investigación. Además de todo eso deben tener carácter excepcional y una duración limitada.

¿Y por qué no se informa al investigado? Sólo se debe hacer en casos en los que seaabsolutamente necesario por considerar que lo contrario podría acabar impidiendo el avance de la investigación de forma absoluta (por ejemplo para evitar la destrucción de pruebas), pero como habréis imaginado esta medida supone un peligro claro cuando se utiliza de forma abusiva y sin cumplir las debidas garantías, cosa que Microsoft cree que ha estado haciendo el Departamento de Justicia de Estados Unidos, y por eso ha decidido denunciarlo.

La base de la denuncia es clara, de las 5.624 demandas de datos que ha recibido Microsoft en los últimos 18 meses 2.576 venían con un mandamiento de silencio, y de ellas 1.752 no tenían fijado un límite de tiempo, lo que implica que probablemente la firma de Redmond nunca pueda informar a los afectados de que el Departamento de Justicia les ha pedido información.

No hay duda de que es algo totalmente abusivo que deja claro una vez más esa tendencia del ejecutivo estadounidense y de todos sus órganos a actuar por encima de la ley, e incluso a contrariar derechos tan fundamentales como la presunción de inocencia.

Un movimiento valiente, pero habrá que ver en qué acaba.

Fuente | muycomputer.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *