Tres características que debería copiar Firefox para mejorar su atractivo

Firefox, ahora sí, ha comenzado su regeneración y las primeras sensaciones son prometedoras. Tras mejorar muy poco a poco durante mucho tiempo sus dos últimas versiones han supuesto un avance notable con respecto a lo que nos tenía acostumbrados, y las que seguirán no les van a la zaga. Pero quizás no sea suficiente.

El aspecto más criticado del navegador de Mozilla, el rendimiento, se ha ido corrigiendo de un año a esta parte. Con el lanzamiento de Firefox 54 se desplegaron las bases para que en el futuro pueda competir con Chrome de tú a tú, tanto en rendimiento como en estabilidad. Hablamos por supuesto del multiproceso y señalamos al futuro, pues aún está por desarrollar todo lo que tiene que dar de sí dicha tecnología en Firefox.

Con Firefox 55 se quitaron una espina que llevaban clavada casi desde siempre: el tiempo de arranque; y con Firefox 57, previsto para noviembre, aplicarán los cambios más ambiciosos de su historia, incluyendo un remozado profundo de la interfaz y, mucho más importante, un motor web de nueva generación que promete traer definitivamente al navegador a la actualidad y más allá. Es decir, Firefox no se va a recomponer en un día y es posible que sea a lo largo del próximo año cuando todo lo que Mozilla cuenta se haga realidad constatable, pero los cimientos están puestos y la hoja de ruta bien marcada.

Los “problemas de rendimiento” de Firefox no son una invención de nadie, y hasta en Mozilla lo reconocen. En una reciente entrevista el CEO de la compañía adelantaba un ‘big bang’ contra Chromeen la forma de Firefox 57 y a medio camino entre Firefox 54 y 54 publicaron el vídeo promocional que puedes ver bajo estas líneas.

Los “problemas de rendimiento” de Firefox, eso sí, nunca han sido tales, excepto cuando se lo compara con Chrome. Es la ventaja que le saca Chrome lo que evidencia la distancia que los separa, y eso se va a solucionar, parece. Si llega a superar o no a Chrome no importa, pues lo verdaderamente importante es que al menos lo iguale al punto de que el usuario no note la diferencia entre usar uno o el otro.

Además, Mozilla no se queda ahí y por ejemplo mediante el programa Test Pilot están experimentando con funciones que pueden hacerle mucho bien al navegador. Pero quizás no sea suficiente. Quizás copiando algunos elementos que han demostrado su valía en otros navegadores y de los que Firefox carece, podrían mejorar su atractivo de cara a recuperar los usuarios perdidos, y de todos los que se podrían citar hemos recogido tres.

Marcadores visuales

El sistema de marcadores de Firefox no está obsoleto, pero si bastante desfasado. Al igual que el de Chrome, con la salvedad de que este tiene un complemento que lo cambia todo. Ahora se llevan los marcadores visuales y como muestra la página de inicio de cualquier de los grandes navegadores actuales. Así pues, si de copiar a uno se trata, que sea Opera. No hay navegador que haya implementado con mayor elegancia y eficacia los marcadores visuales, desde la misma página de inicio hasta el propio gestor de marcadores, y Firefox debería tomar nota.

Ventanas independientes

Hay varias formas de describir a qué nos referimos con “ventanas independientes”, pero la más sencilla es apuntar hacia Chrome o Vivaldi, dos de los navegadores que han implementado dicha característica, que de hecho introdujo Chrome. ¿Y qué pasa cuando maximizas Chrome o Vivaldi? Que el borde de la ventana, manejado por la propia aplicación, se reduce a su mínima expresión, aglutinando diversos elementos y, en definitiva, ahorrando un valioso espacio vertical. ¡Practicidad y diseño, que estamos en 2017!

El espacio que te ahorras con las “ventanas independientes” (Chrome, Vivaldi, Firefox)

 

Aplicaciones web de escritorio

Por último, Chrome vuelve a ser la referencia a copiar y la característica no es otra que sus “aplicaciones de escritorio”, esas páginas que se muestran de manera independiente con tan solo el borde de la ventana y que se pueden anclar en el panel de turno. ¿Por qué? Porque las aplicaciones web son el presente y futuro -lo cual no significa que tengan que excluir a las aplicaciones tradicionales en todos los casos-; porque aportan mayor comodidad que abrir una pestaña más; y porque si en Chrome funcionan, ¿por qué no iban a hacerlo en Firefox? Hace años hubo una iniciativa a tal efecto llamada Prism, pero quedó en el olvido.

Y bien, ¿qué opinas? ¿Le vendrían bien a Firefox estas características o no? ¿Echas en falta alguna otra?

Fuente | muycomputer.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *