¿Debe Microsoft reducir el bloatware en Windows 10 October 2018 Update?

El Bloatware es una epidemia y ante el próximo lanzamiento de Windows 10 October 2018 Update medios como Windows Central piden a Microsoft que elimine el software basura que instala con el sistema. Una opinión con la que estamos muy de acuerdo y que ya hemos reflejado en algunos artículos. Si sumas lo que mete Microsoft a lo que añaden los fabricantes OEM, te encuentras con equipos nuevos inflados de software innecesario que penalizan la experiencia del usuario.

Microsoft ha incluido desde siempre en los sistemas Windows aplicaciones propias para ampliar su funcionalidad. Con la implementación de una segunda interfaz Modern UI a partir de Windows 8, añadió otra gran cantidad de software que si bien no se considera propiamente Bloatware la mayoría es perfectamente prescindible para una gran parte de usuarios y sería mejor que Microsoft lo ofreciera como descarga independiente.

El problema se ha incrementado en Windows 10. Microsoft no solo carga el sistema con más aplicaciones propias sino que lo hace con otras cuantas de terceros, sea el Candy Crush, Spotify, Trip Advisor, Bubble Witch 3 Saga, Disney Magic Kingdoms y otras. Y lo peor no es que se instalen, es que Microsoft no respete la decisión de los usuarios de eliminarlas, volviendo a instalarlas una y otra vez en cada actualización del sistema. Incluso si cancelas la instalación antes de que logren completar la descarga, volverán a intentarlo en una fecha posterior, sin que te des cuenta. Hay otras que simplemente no se pueden eliminar de forma sencilla.

Este año, después de un hilo en Reddit con cientos de comentarios críticos por este tema, Microsoft prometió deshacerse del bloatware en Windows 10, pero solo en la nueva versión Workstation. Los usuarios de Home y Pro, la gran mayoría, y los que compren un equipo nuevo con Windows, tendrán que seguir peleando contra estas aplicaciones no deseadas, que con mínimas excepciones no valen absolutamente para nada.

O son juegos que te cuelan sin tu autorización, hay alternativas gratuitas mejores, son redundantes con lo que ya ofrece el sistema operativo o son aplicaciones comerciales trial a prueba que ocupan memoria y espacio en el equipo, afectando a su rendimiento, en otros casos a su funcionamiento y estabilidad y hasta comprometiendo la seguridad como en el caso del Superfish de Lenovo. Porque esa es otra. La cantidad de basura que instalan los OEM da para una editorial.

Ciertamente el problema de inflado con software no deseado no solo afecta a Windows 10. No hay más que comprobar como se entrega al usuario un smartphone con Android, pleno de software basura además de una capa adicional a modo de interfaz de usuario no siempre demasiado conseguida, que penaliza el rendimiento del sistema.

En todos los casos, Microsoft, OEMs o fabricantes de Android, la solución es sencilla. Deberían limitarlo al máximo, ofreciendo todos los paquetes adicionales de aplicaciones y juegos como descarga e instalación opcional de forma transparente. Y tomar nota de Apple. A los de Cupertino se les puede criticar por otras cosas, sea falta de actualización en el hardware de los Mac o en el precio, pero en este aspecto un macOS incluye cero aplicaciones de terceros y las extra del fabricante son pocas y de utilidad. No digamos de los PCs con Linux preinstalado. Es el camino a seguir por Windows.

Les recomendamos ver https://tecn.cubava.cu/2018/04/26/utilidad-destroy-windows-spying/

4 Replies to “¿Debe Microsoft reducir el bloatware en Windows 10 October 2018 Update?”

  1. A Xere

    Oh sí. Es muy cierto. Microsoft la ha cogido con entregar los SO con una cantidad enorme de inutilidades preinstaladas que dan asco. Lo más jod___ es que casi no hay manera de quitarlas. Afortunadamente existe Destroy Windows 10 Spying, y desde que lo usé por primera vez no hay instalación de W10 que haga que no lo corra inmediatamente después. Repitiendo y reafirmando las últimas palabras del post: “Es el camino a seguir por Windows”

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *