Shadow of the Tomb Raider, análisis en PC.

Shadow of the Tomb Raider es la nueva entrega de la saga de acción y aventura de una de las heroínas más populares de la historia de los videojuegos. Desarrollado por Eidos Montreal y Crystal Dynamics, lo distribuye Square Enix en versiones para PS4, Xbox One y PC Windows y supone el cierre de la trilogía iniciada por Tomb Raider y su continuación Rise of the Tomb Raider.

Después de enamorarnos de Lara Croft a finales de los 90 con un plataforma revolucionario que abría la era de los 3D de 32 bits en PCs y -porqué no decirlo- de la señorita Jolie encargada de protagonizar la adaptación cinematográfica a comienzos de siglo popularizando enormemente la franquicia, pasamos por un periodo de infidelidad ante unos títulos intermedios que aportarom muy poco a la saga. Volvimos a reengancharnos con el notable reinicio que supuso Tomb Raider en 2013 y teníamos ganas de probar el final de la trilogía. La distribuidora nos ha cedido una clave de Steam y hemos tenido oportunidad de probarlo en su versión PC.

Shadow of the Tomb Raider sigue el concepto principal de sus predecesores. Una “Indiana Jones” (para esta ocasión adquiere toques de “Rambo”) que mantiene los apartados clásicos de exploración, combate y resolución de puzles, pero lo hace en un mundo semi-abierto más grande, detallado y oscuro que nunca, ofreciendo mejoras en -casi- todos los apartados y mayores opciones y personalización a la hora de jugarlo. Eso sí, no esperes una revolución ya que está basado en los otros dos títulos de la trilogía y ofrece una experiencia muy similar, cuantitativamente, mejor.

Si la jugabilidad general ha variado poco, curiosamente, uno de los cambios ha llegado de la personalidad peculiar de nuestra protagonista, comentada y debatida en Internet junto a una historia argumental creada por un equipo distinto al de las dos entradas anteriores, que ha desconcertado a una parte de amantes de la saga. No vamos a entrar en demasiadas disquisiciones filosóficas porque esto sigue siendo un videojuego y además, uno de los grandes esperados para la temporada otoñal es más grande que ningún Tomb Raider, bellísimo en algunas zonas y con numerosos momentos de diversión que es lo realmente importante.

Requisitos de hardware

Los requisitos mínimos son contenidos para un triple AAA y puede jugarse en DX 11 limitando resolución y calidad gráfica. Los requerimientos fijados oficialmente por Square Enix son:

Procesador Intel Core i3-3220 o AMD equivalente.
Gráfica NVIDIA GTX 660/GTX 1050 o AMD Radeon HD 7770.
8 GB RAM.
40 GB de espacio en disco.
DirectX 11.
Windows 7 64 bits.

Si los mínimos son accesibles, los recomendados se elevan a un nivel de gama media actual y a la obligatoriedad de usar Windows 10 para aprovechar la versión con DX12 recomendada para el juego:

Procesador Intel Core i7 4770K o AMD Ryzen 5 1600.
Gráfica NVIDIA GTX 1060 6 GB o AMD Radeon RX 480 8 GB.
16 GB RAM.
40 GB de espacio en disco.
DirectX 12.
Windows 10 64 bits.

Equipo de prueba y apartado técnico

Precisamente, lo hemos jugado con las gráficas mencionadas en los requisitos y en dos equipos diferentes. En un sobremesa a 2K y FHD con la Radeon RX 480 (overcloqueada a una RX 580) y procesador Core i7 6700K, y en un portátil a Full HD con gráfica GTX 1050 y procesador Core i7 7700. Ambos emplean unidad de estado sólido SATA para almacenamiento, 16 Gbytes de memoria DDR4 y Windows 10 de 64 bits actualizado.

Nos ha sorprendido gratamente que el juego se pueda jugar perfectamente en la GTX 1050 a FHD, aún limitando algunos parámetros en calidad gráfica. No hay saltos ni parones y ciertamente esos requisitos mínimos, al menos con la 1050 son suficientes para mover el juego. En el sobremesa, a resolución 2K, la gráfica va justa y para alcanzar 60 FPS sostenidos con una buena calidad hay que bajar a FHD. Ahí ningún problema para la RX 480 casi al máximo de calidad.

El juego ofrece cinco niveles de configuración gráfica predeterminados y personalizables en cada apartado. Si tu equipo lo soporta, puedes activar el HDR y/o el 3D estereoscópico. También puedes realizar una prueba de rendimiento antes de empezar para ver los resultados.

Ya conoces la situación actual del desarrollo de juego en PC. La carencia de optimizaciones perfectas hay que suplirla con recursos de hardware. En cristiano, cuánto más potente sea tu equipo, mejor que mejor, especialmente en la gráfica dedicada para jugar a altas resoluciones y mayor calidad gráfica. Lo bueno de este Shadow of the Tomb Raider es que se puede jugar con gráficas que -ante el nivel que está alcanzando el segmento- podemos considerar de gama baja como esa GTX 1050.

Hemos utilizado un mando Steam Controller para el juego y funciona perfectamente. Se puede utilizar cualquier controlador soportado, pero si no no cuentas con mando también se puede jugar con ratón y teclado. También lo hemos probado y -lógicamente en este tipo de juego- es algo más incómodo que con el mando, pero se puede jugar perfectamente.

En cuanto al audio, el sistema de sonido multicanal del sobremesa ha venido de perlas especialmente para esos buenos efectos que se acumulan en varias zonas del juego, selva, tumbas o criptas. El juego incluye una banda sonora oficial con 17 temas, está perfectamente localizado al idioma español en texto y audio e incluye una inmersión idiomática de voces donde los personajes no jugables hablan en su propio idioma.

Shadow of the Tomb Raider es un gran espectáculo visual en general y ofrece una atención al detalle impresionante en muchas de sus áreas, una selva en expansión y muy viva, impresionantes ciudades antiguas, cuevas sombrías, tumbas, estatuas o monolitos.

Ello no quiere decir que sea perfecto a nivel gráfico o más bien, es algo irregular. Combina zonas bellísimas con otras menos detalladas; el personaje se engancha en algunas partes de escenarios; saltas correctamente hacia una pared y Lara se cae al precipicio; la representación gráfica de los personajes no jugables no son tan perfectas como las de los protagonistas; en la exploración necesitas estar pulsando constantemente teclas para ver los artículos o hay caída de frames en algunas zonas.

Lo bueno es que son ‘fallitos’ que no limitan la jugabilidad, pero algo más de regularidad y pulido en el apartado técnico hubiera venido muy bien para que el cierre de la trilogía hubiera subido en nivel cualitativo como merece nuestra Lara y no solo cuantitativo como es el caso.

Jugando a Shadow of the Tomb Raider

Después de configurar el apartado de opciones, arrancamos. Las nuevas partidas ofrecen tres niveles de dificultad y un cuarto más difícil bloqueado cuando se completen los anteriores. También permite personalizar los niveles específicos de combate, exploración y puzles. El básico denominado ‘Inteligente y tenaz’ es demasiado sencillo para cualquier tipo de jugador y ofrece demasiadas pistas, todos los objetos con los que interactuar, su orden y sin tiempo para los rompecabezas; pintadas que facilitan la exploración y enemigos iluminados, con poca salud y causando daños limitados.

La dificultad normal ‘Rito de iniciación’ es la más equilibrada, aunque con cualquiera de ellos, te recomendamos aumentes la dificultad -al menos- de los puzles para empezar. De lo contrario, te los aprenderás y después tendrás una menor experiencia. ¡A jugar!

Mientras Lara Croft trata de salvar el mundo de un apocalipsis maya, deberá convertirse en la saqueadora de tumbas que está destinada a ser… Con esas premisas, el juego arranca con una cinemática que nos traslada en medio de una selva en América Latina. Poco después conoceremos las consecuencias de una acción previa de Lara que marcará la línea argumental de todo el juego, desencadenará una catástrofe, nos pondrá en guerra con la sociedad Trinidad y modificará la personalidad de la protagonista. Olvídate de la “modosita” heroína de entregas anteriores. Su cabeza no descansa, se siente culpable, su corazón se ha ensombrecido y cuando se enfrenta al enemigo es más despiadada que nunca.

Exploración

El escenario principal del juego se desarrolla en una selva peruana simulada con gran detalle y visualmente magnífica en muchas de sus zonas. El mapa tiene un tamaño sustancialmente superior a los otros dos títulos de la trilogía. El juego principal puede ocuparte entre 20 y 25 horas. Completar las misiones secundarias, las laterales y explorar el mapa visitando todas las zonas y recogiendo todos los artículos puede llevarte bastante más tiempo.

No tiene pérdida para cumplir los objetivos porque no estamos en un mundo abierto sino semi-lineal, donde solo tendremos que cumplir los principales para ir avanzando dejando como opcionales las secundarias. Las recompensas de estos desafíos adicionales son más claras que en juegos anteriores y -para nuestro gusto- son más atractivas. Una vez descubierta una zona se señalará en un mapa que ofrece todo para no perderse, la situación de Lara, el objetivo principal, tumbas, desafíos, alijos de supervivencia y un largo etc. En cada zona, se nos mostrará el % del mapa y misiones completadas.

Hay zonas interconectadas que tendremos que visitar varias veces para poder completar las misiones o las tumbas de desafío. La mayoría de las veces porque no contaremos con algún tipo de arma o de artículo, otras por suministros y otras por razones que irás descubriendo. Aquí son importantes los “campamentos”. Zonas que tendremos que descubrir y que nos permitirán reponernos y acceder a los “viajes rápidos” para no tener que volver a recorrer todo el mapa.

Además de ser más grande, el escenario también es más ‘humano’ algo desconocido en un juego muy individual. Amén de otros pobladores el pueblo está representado por la “ciudad secreta” donde podremos interactuar con los aldeanos, hablar con ellos, comerciar o abrir misiones secundarias en el juego. Sin pretender que un juego como Tomb Raider sea un RPG, no hubiera estado mal que estos personajes no jugadores (PNJs) o las misiones secundarias tuvieran algo de incidencia real en el juego, porque no tienen ninguna, ni siquiera nuestro fiel amigo Jonah que nos acompañará a lo largo de la aventura. Ha sido un comienzo, quizá en otra trilogía (que da por seguro llegará) se avance en este apartado.

La tarea principal de la exploración es descubrir zonas del juego y recolectar recursos. Para ello, tenemos una tecla dedicada a “instinto de supervivencia” que nos lo marcará en el escenario. Es bastante molesta porque hay que pulsarla demasiadas veces. Quizá un resaltado sutil entre las texturas que evitara tener que estar pulsando teclas como tienen otros juegos ofrecería mejor experiencia. Hay muchísimo que recoger, aunque la mayoría prescindible. Dependerá de tu estilo de juego.

Por lo demás, como en cualquier Tomb Raider, lo más chulo de nuestra Lara en el terreno de la exploración por tierra, mar y aire llega del acceso hacia esas zonas que parecen imposibles, mediante saltos, movimientos sincronizados o uso del imprescindible piolet.

Se ha ampliado el movimiento en vertical y para ello tenemos movimientos nuevos como el de rapel y en esa situación moverse hacia los lados para acceder a algunas zonas. No todo es perfecto. Hay zonas donde los elementos de apoyo están demasiado escondidos y quizá tengas que volver a tirar del “instinto de supervivencia” con lo que el juego puede perder fluidez para una parte de usuarios.

Otra sección que ha aumentado bastante respecto a los juegos precedentes es la exploración submarina. Ofrece diversidad en el mapeado y se extiende por zonas normales de exploración, pero también por tumbas y otras áreas, algunas de paso obligatorio. Unas ‘bolsas de aire’ nos ayuda a mantenernos vivos en unas zonas que ofrecen todo tipo de artículos y también habitantes grandes y pequeños con muy mala sombra que tendrás que evitar o matar.

Hay mucho que ver y hacer, pero no necesitas explorar todo el mapa para terminar el juego. Una vez terminado, puedes optar por un tipo de “juego Plus” añadido que te ofrece un equipo especial basado en el estilo que deseas jugar y desde ahí explorar el resto de zonas, realizar las misiones secundarias y recoger todos los artículos que te hayas dejado.

Combate

Prohibido fallar. La tolerancia a fallos se ha reducido enormemente porque estás peor armada y equipada que los mercenarios con los que te vas a encontrar. A cambio, a tono con la personalidad sombría de Lara, los desarrolladores han enfatizado el sigilo y el asesinato (referencia al título de ‘sombra’) como en ningún otro juego de la saga y, de hecho, casi todos los enfrentamientos se pueden superar mediante esta técnica especialmente en las primeras áreas del juego.

Para ello puedes utilizar elementos de la jungla que te ofrecen camuflaje y esperar a que los enemigos se acerquen. O mojarte en barro para pasar aún más desapercibida. Los árboles -al igual que en la exploración- también son elementos importantes en el combate. Llámame sádico, pero una de las fórmulas que me han gustado es disparar una flecha con cuerda a un enemigo desde un árbol. Tú caerás al suelo y el se ahorcará.

O disparas un determinado tipo de flecha que los vuelve locos y se matan entre ellos. O lanzas un cóctel Molotov. Como veas. También hay animales a los que matar, grandes y pequeños. Unos simplemente para sobrevivir y otros para aumentar tu inventario de pieles o comida. Algunos simplemente tendrás que esquivarlos porque no podrás con ellos.

Hay que mencionar que hay poco combate en relación con la exploración y su mapa de gran tamaño, y los juegos anteriores. Aquí volvemos al equilibrio del juego, algo irregular en algunos apartados. Ello se nota también en el mismo combate. Mediante el sigilo, especialmente en las primera parte del juego, es muy sencillo eliminar enemigos. Por contra, en algunas zonas, como te descubran puedes darte por muerto porque es complicado. No queremos un shooter en un Tomb Raider, pero si el argumento lo exige no estaría de más algo más de equilibrio.

En cuanto al equipamiento, tenemos arcos, armas cuerpo a cuerpo y armas de fuego que podremos ir mejorando cuando tengamos determinados recursos. También podremos cambiar el atuendo de Lara, incluyendo en un ejercicio de nostalgia el del TRII. También contaremos con equipamiento adicional. La verdad es que todo ello es más cosmético que otra cosa y tiene muy poca incidencia en el desarrollo del juego.

Puzles

Aspecto importante en cualquier Tomb Raider que como todo lo demás sube un peldaño frente a juegos predecentes, tanto en amplitud como en variedad. Con menos combate que ellos, la aventura solitaria en busca de secretos y artefactos cobra más importancia y supone un guiño a los juegos originales.

Hay de todo, acertijos, criptas opcionales, y lo mejor, las tumbas de desafío. Unos son sencillos y otros bastante complicados si optas por el nivel alto de dificultad que no ofrece ninguna ayuda. Lo bueno es que casi ningún rompecabezas repite la misma mecánica y solución.

Algunos están cronometrados por lo que es vital dominar los movimientos de Lara incluyendo los nuevos de rapel que ofrece diseños más verticales. De nuevo, recomendamos aumentar la dificultad porque el nivel básico con el instinto de supervivencia facilita demasiado su resolución.

Por lo demás, hay algunas tumbas enormes y visualmente maravillosas especialmente en la “Ciudad Oculta”. Son un buen desafío y la mejor experiencia de la exploración. El resto no están mal, pero al igual que otros elementos de búsqueda, los PNJ o misiones secundarias, no afectan al desarrollo del juego y no termina de quedar claro al jugador el incentivo que ofrecen.

Personaje

Lara Croft sufre un cambio de personalidad observable desde las primeras escenas. Culpable al desencadenar una catástrofe, desde una alegre aventurera se convierte en un espíritu complejo, una asesina letal, mientras que las obsesiones se acumulan recordando su infancia y la muerte de su padre. En un momento dado, el juego te traslada a su hogar con una zona jugable muy bonita.

El cambio de personalidad de Lara y la historia argumental que lo sustenta ha dado para mucho en la Red y hemos visto sesudos editoriales sobre ellos, casi tan grandes como el análisis del propio juego. Ciertamente, la historia es mejorable. La narrativa es -como otros aspectos del juego- irregular, deslabazada, combina fases buenas con otras mejorables, puede confundir a cualquiera y, en definitiva, tampoco es que te ofrezca una inmersión total en ella.

Volver a señalar que el juego ha sido creado por un estudio diferente y equipos de guionistas distintos al de juegos anteriores. El cierre de la trilogía podía haber sido más redondo en el terreno argumental, pero no sé tú, personalmente sigo pensando que esto es ante todo un juego y me interesan más los momentos de diversión en la resolución de puzles, combate o la subida a una montaña después de realizar complicados movimientos y disfrutar del paisaje.

Fuera de la línea argumental no hay demasiado que comentar en el terreno del personaje. Lo más interesante es el apartado de habilidades donde podrás ir mejorándolo, optando por las dedicadas a exploración, descubrimiento y resolución de puzles o las del combate. En el inventario, puedes acumular armas, atuendos y equipos e irlos mejorando.

Otro componente añadido ha sido un “Modo Foto” al que puedes acceder en cualquier momento del juego para tomar esa instantánea que quieras conservar o que quieras subir a Internet como elementos públicos o privados. Incluye un mini-editor en el mismo modo por si quieres personalizar o añadir efectos a la imagen.

Conclusiones

Shadow of the Tomb Raider es el título más ambicioso de la trilogía y el más grande cuantitativamente de ellos. El salto cualitativo no alcanza al que vimos en el reinicio con el Tomb Raider de 2013 y la historia argumental no acaba de convencernos. Sin embargo, es un gran juego; el mapa es enorme, visualmente maravilloso en muchas de sus zonas y el sonido acompaña; los puzles son un gran desafío; el combate divierte con la apuesta por el sigilo y la jugabilidad raya a gran altura.

Siempre es especial volver a manejar a nuestra aventurera favorita (hoy menos Indiana Jones y más Assassin’s Creed) y es seguro que el juego no se lo perderán los amantes de la saga. El precio de esta versión en PC es bastante elevado, a la altura de las ediciones de consolas.

Disponibilidad

La versión para PC Windows ya está disponible en Steam. También está a la venta contenido descargable como el Pase de Temporada; Deluxe Extras que ofrece la banda sonora, un atuendo y un arma adicional, y un Croft Edition Extras que aporta dos atuendos y dos armas adicionales. También está la versión intermedia Shadow of the Tomb Raider Digital Deluxe Edition, mientras que el Shadow of the Tomb Raider Croft Edition es la edición más completa y ofrece todo lo anterior.

RESUMEN
Shadow of the Tomb Raider cierra la trilogía como el título más grande, detallado y oscuro de la saga producto de la personalidad de la protagonista. Visualmente impactante en muchas zonas, ofrece una gran jugabilidad, un enorme mapa que explorar, fantásticos diseños de puzles y combates divertidos. La narrativa llega a ser desconcertante y su precio es elevado para un juego de PC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *