¿Cuáles han sido los procesadores en la historia que mejor han overclockeado?

En la historia de la informática, ha habido siempre modelos de procesadores que han destacado, más que por su rendimiento, por la capacidad que tenían de subirlo a través del overclock. Modelos como el Intel Celeron A, AMD Athlon XP Thoroughbred B o el Intel Core i7-920 se han ganado un puesto en la historia de los procesadores que eran capaces de alcanzar enormes frecuencias (siempre y cuando vinieran acompañados de un buen disipador), muchas veces más de un 60% por encima de su frecuencia de stock.

Los usuarios de ordenadores personales nunca le hemos hecho ascos a conseguir un poco de potencia extra, si esta es gratis. Es así como nació el overclock de los primeros procesadores de Intel o AMD. Y, desde entonces hasta ahora, esa ha seguido siendo el objetivo final del overclock: conseguir potencia gratis. Pero no todos los procesadores pueden subir el mismo porcentaje. Ya sabéis que, según la pureza de la parte de la oblea donde se fabrica el procesador, este puede tener un mayor margen de overclock que otro, fabricado en otra parte de la oblea.

Aun así, independientemente de lo que hemos comentado, siempre ha habido familias de procesadores que han sido más proclives a poder realizar overclock con ellas, frente al resto. Así que vamos a dar un recorrido por la calle de los recuerdos, para encontrar estos antiguos procesadores.

Procesadores de Intel que mejor han overclockeado
Intel i486 DX2

Desarrollado por Intel en el año 1989, la versión DX2 fue el primer procesador que introdujo el concepto del multiplicador para el procesador. Su bus de datos se podía configurar manualmente en las placas base donde se instalaban, alterando una serie de interruptores que se encontraban en la propia placa. Esto permitía cambiar el bus de datos desde los 40 MHz del modelo más vendido, hasta los 66 MHz del modelo tope de gama. Lo cual hizo al modelo de 40 MHz, uno bastante popular entre el público, en general.

Intel Pentium MMX 166

Introducido en el mercado en el año 1997, estos modelos del procesador Pentium llevaban la extensión MMX en su interior, que incrementaban bastante el rendimiento del procesador original. Pero también fueron los primeros procesadores de Intel que vinieron de fábrica con el multiplicador bloqueado, con lo que los entusiastas debían de emplear el FSB de la placa base para poder realizar el overclock de estos modelos. A este sentido, el procesador de 166 MHz, junto con una buena placa base, podía subir sin problemas hasta los 225 o los 266 MHz.

Intel Celeron 300A

Este procesador para slot 1, se convirtió en legendario por permitir subir su frecuencia de reloj desde los 300 MHz originales hasta los 504 MHz. Aunque para conseguir estas últimas frecuencias había que suministrarle un poco de voltaje al FSB, para que alcanzara los 112 MHz que requería el multiplicado del procesador. También es verdad que casi la totalidad de los Celeron 300A eran capaces de alcanzar los 450 MHz sin tener que tocar el voltaje.

Intel Pentium III 500E

Los Intel Pentium III se hicieron infamemente famosos por publicitar que fueron los primeros procesadores capaces de alcanzar los 1000 MHz, aunque los primeros modelos Katmai, no eran más que una simple revisión de los anteriores procesadores Pentium II. Sin embargo, con los núcleos Coppermine, cuando se lanzó al mercado en 2002, comenzaron a llegar los modelos que empleaban un IHS (hasta ese momento, los anteriores procesadores de Intel llevaban la die expuesta).

El Pentium III 500E se convirtió en un modelo de referencia para los amantes del overclock, dado que podía funcionar fácilmente a 667 MHz, con solo modificar el valor del FSB de la placa base mediante interruptores integrados. Incluso eran capaces de alcanzar los 750 MHz si se contaba con una buena placa base que aislara el generador de reloj del bus AGP del FSB de la placa base.

Intel Pentium 4 1.6A

A pesar que el núcleo Willamette de los Pentium 4 nunca fue capaz de rendir más que los modelos de Pentium III a los que se suponía que debían de sustituir, la llegada de los núcleos Northwood al mercado sí trajo auténticas mejoras de rendimiento. De todos los procesadores de esta serie inicial, quizás el modelo más deseado fue el 1.6A, que podía subir sin demasiados problemas hasta los 2.4 GHz. E, incluso, hasta los 2.8 GHz si la placa base era capaz de soportar FSB elevados.

Intel Xeon LV 1.6 D1

Los núcleos Prestonia de los procesadores Intel Xeon fueron los primeros procesadores de Intel en los que se emplearon las tecnologías SMP (Symmetric Multi Processing) e Intel HyperThreading (en ellos se basaron los posteriores procesadores Intel Pentium 4 con núcleo Northwood C). De ellos, el modelo a 1.6 GHz era capaz de subir su frecuencia desde los 1.6 GHz iniciales hasta los 2.6 GHz. E incluso, si algunos usuarios se atrevían a unir con cable algunos de los pines del procesador, se podía incrementar su frecuencia hasta los 3.2 GHz, proporcionando el doble de rendimiento que el modelo inicial.

Intel Pentium D 820

Aunque estos procesadores son famosos por las altísimas temperaturas que alcanzaban a estar en funcionamiento y el mal rendimiento en general, que les llevaba a quedar considerablemente por detrás de los procesadores AMD Athlon 64 X2 contemporáneos, los modelos Pentium D 820 eran capaces de subir su frecuencia desde los 2.8 GHz originales hasta los 3.5 o incluso 4.2 GHz (si os tocaba un pata negra). Siempre y cuando el usuario dispusiera de un buen sistema de refrigeración para poder mantener sus temperaturas bajo control.

Intel Core 2 Duo E6600

El lanzamiento de los procesadores Intel Core 2 Duo supuso el momento de inflexión en la batalla que llevaban disputando AMD e Intel desde hacía años por el rendimiento, con un procesador que realmente era un doble núcleo monolítico (y no la implementación MCM que había hecho Intel con sus procesadores Pentium D) y, con él, Intel recuperó la corona del rendimiento. De los primeros procesadores de núcleo Conroe, el modelo que se llevaba la palma para el overclock era el E6600 que, con una frecuencia base de 2.4 GHz, permitía llegar sin demasiados problemas hasta pasados los 3 GHz. Hubo incluso modelos que podían alcanzar 4 GHz.

Intel Pentium Dual Core E2140

Esta variación de los núcleos empleados para fabricar los anteriormente citados Core 2 Duo destacaban por su enorme capacidad para el overclock, dado que permitían conseguir una subida de rendimiento del 50% sin necesidad de tocar su Vcore. Pero, si el usuario realmente se ponía en serio con el overclock, era común ver que estos procesadores subían su frecuencia hasta los 3.2 GHz, desde los 1.6 GHz de frecuencia de stock que tenían.

Intel Core 2 Quad Q6600 G0

A pesar que los primeros procesadores Intel Core 2 Quad Q6600 se caracterizaban por ser procesadores que se calentaban bastante más que los procesadores de dos núcleos a los que estábamos acostumbrados en ese momento los usuarios, la revisión G0 de este modelo consiguió moderar el consumo y bajar todavía más su precio. Esto supuso una adopción masiva de estos modelos en el mercado. Modelos que no era raro verlos a frecuencias de 3.4 o 3.6 GHz, desde sus originales 2.4 GHz.

Intel Core 2 Duo E8400 E0

La revisión Wolfadale de los núcleos Conroe originales de los Intel Core 2 Duo, puso sobre la mesa la serie E8000 de procesadores de dos núcleos. Dado que su precio era bastante barato y su capacidad para ser overclockeado era bastante grande, no es raro que fuera el modelo de procesador que más se recomendara en aquellos tiempos en los foros, entre los usuarios. Y es que el E8400 podía llegar con bastante facilidad hasta los 4 GHz. Incluso podía llegar hasta los 4.5 GHz si se acompañaba con una placa base con chipset P35 o X45 que permitiera alcanzar los 500 MHz de FSB.

Intel Core i7-920 D0

Aunque la revisión C0 de este procesador (el primero que salió al mercado con la arquitectura Core que emplean los actuales procesadores de la serie 9000 de Intel) se caracterizaba por calentarse mucho y requerir mucho Vcore a la hora de subir la frecuencia del procesador, a pesar que ya para entonces se habían ganado fama de ser excelente overclockers. La revisión D0 del procesador consiguió controlar bastante más sus temperaturas de funcionamiento y disminuyó la necesidad de incrementar tanto el Vcore que necesitaba, siendo fácil llevarlos hasta los 3.8 GHz e incluso hasta los 4.2 GHz si la frecuencia de la RAM era lo suficientemente alta.

Intel Core i5 e i7 2500K/2600K

Los procesadores de la serie K de los núcleos Sandy Bridge, deben de ser de los más queridos por la gran mayoría de usuarios modernos, dado que sumaban unas temperaturas de funcionamiento muy contenidas, con una estupenda capacidad para el overclock. No era raro que estos modelos de procesadores pudieran subir su frecuencia inicial desde los 3.4 GHz hasta los 4.6 e incluso 5 GHz si se conseguía un buen procesador. De igual manera, fueron los últimos procesadores de la gama Core de Intel que vinieron con el IHS soldado a su die.

Intel Core i5 e i7 6600K/6700K

Los procesadores de núcleo Skylake de Intel supusieron un respiro a las altas temperaturas que habían alcanzado estos modelos cuando se les hacía overclock. Problema que estaba presente desde que Intel dejó de sacar los procesadores de núcleo Sandy Bridge al mercado. Esto supuso que se pudieran alcanzar muy altas frecuencias cuando se les hacía overclock. Así, no era raro que estos procesadores pudieran alcanzar los 4.8 GHz, llegando algunos a alcanzar los 5 GHz. Esto desde una frecuencia base de 4 GHz.

Procesadores de AMD que mejor han overclockeado

AMD Athlon 700 / Duron 600

Los núcleos Thunderbird y Spitfire de AMD, a pesar de llevar de fábrica los multiplicadores y los voltajes bloqueados, se descubrió más adelante que con el uso de lápices de plomo o grafito puro, haciendo puentes entre los transistores se podían desbloquear, creando un procesador que podía ser overclockeado bastante. Así, los modelos Athlon podían alcanzar los 900 MHz, mientras que el modelo Duron podía alcanzar 1 GHz.

AMD Athlon XP 1700+

La evolución de los núcleos Thunderbird se convirtió en los procesadores AMD Athlon XP. Aunque los primeros núcleos Thoroughbred-A eran procesadores no en exceso buenos para el overclock, el núcleo Thoroughbred-B era una bestia completamente diferente. El Athlon XP 1700+ era capaz de subir su frecuencia desde los 1,46 GHz hasta los 2 GHz sin hacerle modificaciones al Vcore. Y con solo una ligera subida, el procesador podía alcanzar los 2,2 o 2.5 GHz de frecuencia final. Eso sí, era necesario tener una placa base con chipset NVIDIA nForce 2 para poder hacerlo, dado que eran las únicas que separaban el FSB del resto de buses de la placa base.

AMD Athlon XP-M 2500+

Hace muchos años, los procesadores que se destinaban a ser empleados en equipos portátiles compartían el mismo socket que el de sus contrapartes de escritorio, en lugar de ir soldados a la placa base, como sucede ahora. Si a esto le sumamos que eran bastante baratos, y su consumo era realmente bajo, eran una buena presa para los entusiastas. El AMD Athlon XP-M 2500+ poseía la particularidad de llevar los multiplicadores desbloqueados, lo cual les permitía llegar hasta los 2.7 GHz desde los 1.87 GHz originales.

AMD Opteron 144

Compartiendo arquitectura interna con los procesadores de núcleo San Diego para socket 939, los AMD Opteron 144 fueron unos modelos muy codiciados por los overclockers, precisamente por su capacidad de subir su frecuencia. A consecuencia de esto, cuando estas noticias se conocieron, los AMD Opteron 144 se acabaron agotando al poco tiempo de todas las tiendas.

AMD Phenom II X2 550 Black Edition

Estos procesadores de AMD, no solo se vendieron muchísimo por ser unos excelentes modelos a la hora del overclock, sino también porque con ellos era posible desbloquear el tercer y el cuarto núcleo de la die que montaban, consiguiendo, por el precio de un procesador de dos núcleos, un procesador de tres o cuatro núcleos. Y, en cuanto al overclock que eran capaces de alcanzar, este modelo podía subir desde los 3.1 GHz hasta los 3.7 GHz sin demasiados problemas. Algunos de ellos eran incluso capaces de alcanzar los 3.9 GHz,

AMD Phenom X4 955 Black Edition

Uno de los procesadores más populares de AMD en su larga historia, el AMD Phenom II X4 955, presentaba la gran ventaja de venir con los multiplicadores de su procesador completamente desbloqueados, facilitando considerablemente la tarea de su overclock. El hecho es que, con unos convenientemente overclockeados, el AMD Phenom II X4 955 era capaz de plantar cara, sin problemas, a los procesadores de la plataforma X58 de Intel, que eran los más potentes en aquel entonces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *