NVIDIA ha iniciado una prueba piloto para soportar monitores FreeSync o lo que es lo mismo, la tecnología Adaptive Sync, un estándar abierto para sincronización de imágenes creado por VESA y que es la máxima alternativa al propio G-Sync del gigante verde.

Adaptive-Sync es una especificación abierta que se ofrece libre de royalties y es la misma que utiliza AMD para ofrecer funciones de sincronización entre sus tarjetas gráficas y los monitores, solo que con el nombre comercial de AMD FreeSync. Intel a anunciaod también el soporte de Adaptive-Sync en sus futuros GPUs. Por contra, G-Sync es cerrado y de pago para los fabricantes y con ello, eleva el precio de los monitores.

NVIDIA no habla de soporte a monitores FreeSync, sino de algunos monitores FreeSync que certificará como “compatibles con G-Sync”. Hay una docena de ellos como verás en la imagen:

A partir de una actualización del controlador de NVIDIA el 15 de enero, estos monitores FreeSync podrán aprovechar automáticamente las funciones VRR variables básicas de G-Sync cuando se usen con las tarjetas gráficas de la serie de gráficas dedicadas GTX10 y RTX20. Los propietarios de otros monitores de sincronización adaptativa también podrán habilitar manualmente VRR en las tarjetas gráficas NVIDIA, aunque la firma no certificará su funcionamiento. Según NVIDIA, comenzarán el programa de certificación validando la mayor cantidad posibles de monitores FreeSync construidos.

Aunque NVIDIA aclara que “solo los monitores oficiales G-Sync” serán capaces de aprovechar todas sus tecnologías, siempre es bienvenida una “relajación” de normas cerradas y la apuesta por estándares abiertos.

Parece que el anuncio de Intel de soportar Adaptive Sync ya está teniendo consecuencias. Ya decíamos que NVIDIA debe ir con cautela. Tiene una posición privilegiada en el mercado gráfico, pero nada dura para siempre y el uso de tecnologías propietarias no son del agrado de consumidores e industria. Y unidos Intel y AMD el apoyo de la industria será masivo.

También la muestra de mecanismos para “obligar” a una tarjeta basada en GPU NVIDIA a “utilizar” FreeSync, demostrando la poca dificultad para hacerlo el fabricante y resaltando su objetivo e control y cobro por hardware/software extra.

Evidentemente, el objetivo de NVIDIA con el soporte (de momento parcial) a los monitores FreeSync busca expandir su propio ecosistema (vender más tarjetas gráficas). Veremos si en el futuro NVIDIA tendrá que soportar un estándar abierto y libre de royalties como Adaptive Sync lo que sería muy positivo para todos.


3 commentarios

Richard · 10 enero, 2019 a las 8:03 am

yo ya lo dije hace tiempo que con la llegada de intel a el FreeSync que daría soporte a GPUs integradas ya existente NVIDIA se veria obligada porque de iba a poder hacer de otras maneras
saludos a todos ya estoy de regreso!!!!

    Maikel · 10 enero, 2019 a las 8:20 am

    holaaaa!!!
    y la pata que tal?

      Richard · 10 enero, 2019 a las 9:20 am

      ok ok gracias por lo menos ya no estoy cojo !!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *