El lanzamiento de Devil May Cry 5 se produjo el pasado viernes. Las expectativas estaban por las nubes, y es comprensible, no todos los días tenemos entre manos una renovación tan marcada de una franquicia tan importante, aunque ya sabemos lo peligroso que esto puede ser.

Unas expectativas muy altas se traducen en una mayor atención y en un gran interés, pero también en unas exigencias muy elevadas y en “mirar con lupa” cualquier error. Capcom ya vivió esta situación con el remake de Resident Evil 2, un juego que al final cumplió de sobra con todas las expectativas que había generado y que se ha convertido en el mejor remake de la historia.

Con Devil May Cry 5 en Capcom tenían también una gran responsabilidad, ya que se trata de una de las sagas más queridas de la compañía nipona y tras las numerosas demostraciones que habían realizado el “hype” estaba, como dijimos, por las nubes.

¿Ha cumplido Devil May Cry 5 con las expectativas que había generado? Hemos podido disfrutar del juego durante casi dos semanas, así que estamos en condiciones de responder a esa pregunta.

Devil May Cry 5: un salto a la nueva generación

Lo primero que llama la atención de Devil May Cry 5 es el enorme salto que se ha producido a nivel de calidad gráfica. En Devil May Cry 4 ya vimos cambios importantes gracias a la potencia que ofrecían Xbox 360 y PS3, pero la última entrega de la franquicia ha llevado el apartado técnico que realmente marca un punto de inflexión, y que cubre todos los aspectos del juego, aunque sobre este tema hablaremos a fondo más adelante.

Hemos probado Devil May Cry 5 su versión para PC, así que empezamos hablando del plano técnico del juego y repasamos tanto los requisitos oficiales como las especificaciones del equipo que hemos utilizado y la configuración del juego.

Requisitos mínimos
• Windows 7 de 64 bits o superior como sistema operativo.
• Procesador Core i5 4460 o AMD FX 6300.
• 8 GB de RAM.
• Tarjeta gráfica GTX 760 o Radeon R7 260X con 2 GB de memoria gráfica.
• 35 GB de espacio libre.

Requisitos recomendados
• Windows 7 de 64 bits o superior como sistema operativo.
• Procesador Core i7 3770 o AMD FX 9590.
• 8 GB de RAM.
• Tarjeta gráfica GTX 1060 de 6 GB o Radeon RX 480 con 8 GB de memoria gráfica.
• 35 GB de espacio libre.

Bien, tenemos un equipo que debería permitirnos mover Devil May Cry 5 en calidad máxima sin problemas a la resolución nativa de mi monitor, 1.920 x 1.080 píxeles, y efectivamente así ha sido. El juego funciona de maravilla en 1080p con calidades máximas, no presenta ningún problema importante a nivel de imagen (ni “stuttering” ni “screen tearing”) y no he apreciado ningún tipo de fallo durante las 16 horas que me ha llevado concluir la aventura principal.

Puede que alguno me diga que he tardado demasiado, pero en mi defensa debo decir que me gusta paladear los juegos y explorar con tranquilidad los escenarios, sobre todo cuando presentan una calidad gráfica tan alta como Devil May Cry 5.

Excelente calidad gráfica, buena optimización

Como anticipamos Capcom ha hecho un excelente trabajo a nivel técnico con Devil May Cry 5. Al igual que Resident Evil 7 y Resident Evil 2 este juego utiliza el RE Engine, un motor gráfico que, francamente, debería ser considerado como uno de los mejores que existen actualmente, ya que permite conseguir una calidad gráfica sobresaliente con un consumo de recursos muy contenido.

Lo primero que llama la atención nada más empezar a jugar a Devil May Cry 5 es enorme calidad que presentan los personajes, tanto a nivel de modelado como de detalle. En las imágenes adjuntas podéis ver lo bien que lucen personajes como Nico, Dante o Nero. El grado de realismo que ha conseguido Capcom gracias al RE Engine ya nos dejó perplejos en Resident Evil 2, y ha vuelto a hacer de las suyas en Devil May Cry 5.

Superado ese primer impacto tenemos una parada obligatoria en escenarios, enemigos y efectos especiales. Todos los escenarios tienen un acabado excelente y presentan un nivel de detalle que varía entre el notable y el sobresaliente. Sí, su amplitud es bastante limitada y el desarrollo que presentan es marcadamente lineal, pero es un sacrificio lógico para un juego que ofrece ese acabado técnico y que presenta un consumo de recursos tan contenido.

Soy consciente de que el equipo utilizado tiene potencia de sobra para mover cualquier juego actual en 1080p, pero he encontrado casos en los que ya no es posible mantener 60 FPS totalmente estables con los ajustes al máximo debido, precisamente, a una mala optimización, así que como dice es de agradecer que Capcom haya dado forma a un motor gráfico tan lleno de posibilidades y tan escalable como el RE Engine.

La perfección no existe, pero a nivel gráfico Devil May Cry 5 consigue rozarla. Por último, aunque no por ello menos importante, debemos hacer una mención especial tanto a las animaciones como las expresiones faciales de los personajes, que son excelentes y llegan a un nivel de realismo increíble. El doble en inglés es, por otro lado, perfecto.

Jugabilidad y sonido: un dúo imprescindble

Siempre he pensado que la banda sonora de un juego afecta directamente a la jugabilidad del mismo. Hay títulos que por su ambientación o por su planteamiento no necesitan disponer de una banda sonora especialmente compleja, pero hay otros que encuentran en ella un complemento imprescindible para motivar y animar al jugador. Devil May Cry 5 encaja en el último grupo.

Aunque es cierto que la historia es, en esencia, una vuelta de tuerca de lo que hemos visto en entregas anteriores (no voy a profundizar porque no quiero haceros “spoiler”), repetir viejas costumbres tiene, casi siempre, un lado positivo. En este caso es que nos encontramos con una jugabilidad muy bien perfilada, que nos permite hacer combos de manera sencilla y disfrutar de una acción fluida en todo momento y sin complicaciones.

Tenemos prácticamente la misma base que en entregas anteriores: un sistema basado en gemas de diferentes colores, posibilidad de mejorar a cada personaje y mapas con pequeñas secciones escondidas donde podemos encontrar jugosas recompensas. No podían faltar las misiones secretas que, en general, son bastante sencillas de activar y de superar.

La forma en la que Capcom ha integrado a los tres personajes principales; Nero, Dante y V es, sin duda, muy interesante. Cada uno tiene su propio estilo, siendo Dante y Nero “parecidos” entre sí, y V el que aporta un toque verdaderamente original, ya que no puede atacar a los enemigos por sí mismo, solo a través de sus invocaciones, pero es éste el que tiene rematarlos una vez que han sido dañados hasta un nivel determinado.

Haciendo un balance en general debo decir que a nivel jugable Devil May Cry 5 ha cumplido con mis expectativas, la única “pega” que tengo es que ha resultado ser un poco más fácil de lo que esperaba, al menos en el nivel de dificultad normal.

La jugabilidad se encuentra profundamente unida a una banda sonora sobresaliente que tiene en el tema “Devil Trigger” a su máximo representante. La música que nos acompaña en cada combate nos anima a dar lo mejor de nosotros, y permite disfrutar de una intensidad que no tendríamos sin ese excelente acompañamiento musical. Me recuerda, y mucho, a las sensaciones que transmite por ejemplo DOOM gracias a la contundencia de su banda sonora.

En lo personal el tema que más me ha gustado ha sido “Subhuman”, aunque entiendo que “Devil Trigger” es más comercial y más “fácil de escuchar”. Por lo que respecta a los efectos de sonido nada que objetar, no desentonan en absoluto y completan un apartado sobresaliente.

Notas finales

Devil May Cry 5 tiene todo lo que cualquier fan de la franquicia, y de los juegos de acción en tercera persona, puede desear: acción frenética, personajes carismáticos, una banda sonora muy cuidada, combates espectaculares, un apartado gráfico de primer nivel y un desarrollo bien planteado que engancha y anima a jugarlo de principio a fin.

Capcom ha dado forma a un juego sobresaliente y ha conseguido que esta saga dé el salto a la nueva generación entrando por la puerta grande. Sin embargo, tenemos algunas cosas que son mejorables y que aunque no llegan a representar un problema importante acaban afectando a la puesta en escena del juego, así que deberían ser tenidas en cuenta y resueltas en futuras entregas.

El primer punto a mejorar, y sin duda el más importante, es la cámara. Aunque podemos centrarla con un botón dedicado y moverla libremente hay momentos en los que llega a ser incómoda. No impide disfrutar del juego, pero puede molestar si no la vamos ajustando en momentos concretos. Otro aspecto que no me ha terminado de convencer del todo ha sido la historia, ya que a pesar de que tiene un giro interesante gracias a V mantiene los “clichés” de entregas anteriores. No profundizo para no fastidiar a aquellos que tengan pensado jugarlo, pero habría que empezar a buscar historias que vayan en otra dirección.

Por último debo destacar que el trabajo que ha hecho Capcom con los tres personajes jugables y con el diseño de enemigos y jefes finales es fantástico, pero tengo la impresión de que podrían haber aprovechado a V un poco mejor.

Haciendo balance de todo lo dicho mi conclusión es simple: Devil May Cry 5 es todo lo que un fan esperaría encontrar. Un juego de bella factura técnica, bien trabajado, con una jugabilidad a prueba de bomba y una banda sonora única. De lo mejor en su género, y muy recomendable.

Fuente: Muy Computer


1 comentario

Shinigami · 25 marzo, 2019 a las 4:31 pm

Su comentario es genial, actualizado, y desde mi modesto punto de vista muy acertado. Estaba faltando opiniones de juegos y peliculas actualizadas en las redes cubanas. Desearía que fuera mas habitual. Gracias por su análisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *