Que un tipo como Donald Trump iba a liarla gorda ya se sabía desde su elección. Su última «perla» en el ámbito tecnológico ha sido el bloqueo a Huawei por «espionaje» y bajo el argumento siempre recurrente de la «seguridad nacional». Como de costumbre, sin presentar ningún tipo de prueba contra la firma china y en una actitud hipócrita cuando sí está comprobado que sus agencias de inteligencia llevan décadas espiando a mansalva a todo lo que se mueve en el planeta. Incluyendo amigos.

Xenófobo y racista como pocos, no se podía esperar otra cosa de Trump. Anunció la salida de Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU o del Acuerdo de París contra el cambio climático. Ha acelerado la carrera de armamento nuclear y es probable que como «buen presidente estadounidense» no acabe el mandato sin su propia guerra, seguramente contra Irán o Venezuela. Reactiva sanciones contra Cuba y enfila a Nicaragua. Se ha cepillado las mejoras en seguridad social impulsada por Obama y en materia migratoria, ya sabes. Esta misma semana ha presentado su nuevo proyecto migratorio, para evitar el acceso de personas que en el pasado calificó de “países de mierda” (en referencia a El Salvador, Haití, países africanos y otros). Trump solo quiere genios, no pobres. Hace caso omiso ante violaciones masivas por ciertos aliados, mientras les compren armamento. Etc, etc, etc…

Trump da para una enciclopedia, aunque no es más que USA clásica en su máxima expresión, pero centrándonos en nuestro ámbito y después de cargarse la neutralidad de la red, está tomando medidas que ponen en riesgo el funcionamiento del comercio mundial, con especial incidencia en el sector tecnológico. La guerra comercial iniciada apunta a China (también a Europa con fuertes aranceles al aluminio, el acero y otros productos) y la situación actual donde allí se concentra la mayoría de la producción mundial de electrónica.

Y lo vamos a pagar todos, consumidores y empresas. El gobierno de Trump subió el viernes el nivel anunciando un incremento del 25% en aranceles que suman productos valorados en unos 200.000 millones de dólares. Y afectará al precio de los PCs, porque se suma al último arancel del pasado otoño que ya gravó un 10% los productos electrónicos.

La lista de productos incluye una gran cantidad de componentes para computadoras, como placas base, procesadores, tarjetas gráficas, sistemas de refrigeración e incluso torres de sobremesa. También están incluidos televisores, cámaras digitales o routers. Prácticamente, solo se salvan de los nuevos aranceles smartphones y PCs ya montados y porque ya los llevan incluidos en los componentes.
Bloqueo a Huawei

El anuncio oficial del bloqueo a Huawei es otro paso en la escalada de guerra comercial contra China. Alegando motivos de seguridad nacional, contempla dos acciones. La primera es una orden ejecutiva que da al Gobierno federal el poder de impedir a las empresas estadounidenses que compren equipos de telecomunicaciones de fabricación extranjera de compañías que estén consideradas un riesgo para la seguridad nacional.

La segunda es incluir a Huawei en la lista de empresas a las que no debe venderse tecnología estadounidense sin aprobación especial para ello, lo que hará que Huawei no pueda comprar gran cantidad de componentes que necesita para fabricar equipamiento de red (y es posible que la medida se extienda a los de otros dispositivos). Es una prohibición similar a la que causó un bloqueo casi completo a ZTE el año pasado de la compra de material necesario para la fabricación de sus smartphones.

Huawei ya interpuso una demanda contra Estados Unidos presentada ante un tribunal del Estado de Texas y se dirige, concretamente, contra el Acta de Autorización de Defensa Nacional (NDAA), que prohíbe la compra de equipamiento tecnológico del gigante chino tanto a las agencias gubernamentales como a sus contratistas. Huawei considera que esa prohibición no solo es ilegal, sino que además impide a su compañía competir en igualdad de condiciones algo que, en última instancia, acaba perjudicando también a los usuarios estadounidenses, ya que afecta al libre mercado y a la libre competencia.

Es seguro que la firma china seguirá esa línea de defensa después de las nuevas trabas a su negocio. A nadie escapa que el bloqueo a Huawei nada tiene que ver con la «seguridad nacional». La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo especializado en telecomunicaciones de la Organización de Naciones Unidas (ONU), ha confirmado por voz de su secretario general, Houlin Zhao, que las preocupaciones de espionaje y del supuesto peligro para la seguridad nacional que presentan las redes 5G de Huawei parecen estar impulsadas por intereses políticos y comerciales, ya que no se apoyan actualmente en ningún tipo de prueba sólida.

Huawei responde

Huawei ha respondido ante la decisión de Trump que ejecutará el Departamento de Comercio de los Estados Unidos, bajo los siguientes términos:

Huawei está en contra de la decisión tomada por la Oficina de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento de Comercio de los Estados Unidos.

Esta decisión no beneficia a nadie, y supondrá un daño económico significativo para las compañías estadounidenses con las que Huawei hace negocios, afectará a decenas de miles de empleos estadounidenses e interrumpirá la colaboración actual y la confianza mutua que existe en la cadena de suministro global.

Huawei buscará remedios inmediatamente y encontrará una solución a este asunto. Además, nos esforzaremos para mitigar los impactos de este incidente proactivamente.

«Huawei es líder incomparable en 5G. Estamos listos y dispuestos a colaborar con el gobierno de Estados Unidos y proponer medidas efectivas para garantizar la seguridad de los productos. Restringir a Huawei de hacer negocios en Estados Unidos, no los hará más seguros o más fuertes; por lo contrario, solo servirá para limitarlos a alternativas inferiores y más costosas, dejándolos rezagados en el despliegue de 5G y, eventualmente, perjudicando los intereses de las empresas y los consumidores de dicho país. Además, esas restricciones no razonables infringirían los derechos de Huawei y plantearían otros problemas legales graves», menciona la compañía en un comunicado.

Huawei también ha anunciado que está dispuesta a firmar acuerdos de no espionaje con los gobiernos europeos que estén interesados en apostar por su equipamiento 5G, y sin condiciones. La compañía ha declarado en numerosas ocasiones que no ejerce ningún tipo de campaña de espionaje ni de recopilación de datos de países extranjeros, y ha desmentido cualquier tipo de vinculación con el gobierno chino que pueda estar asociada a este tipo de prácticas. Ren Zhengfei, fundador y presidente de Huawei aseguró que preferiría cerrar la compañía antes de ceder a cualquier petición de espionaje por parte de cualquier gobierno.

China responde

El gobierno chino ha calificado el bloqueo a Huawei de «sabotaje industrial» al utilizar la seguridad del estado “como un pretexto para suprimir empresas extranjeras”. Beijing se opone a que los países impongan sanciones unilaterales a empresas chinas y amenaza con tomar acciones de represalia.

China ha alentado boicots de consumidores en el pasado y usó inspecciones y hostigamiento regulatorio contra empresas extranjeras. Y podría volver a hacerlo poniendo en riesgo el negocio de las tecnológicas estadounidenses en el mayor mercado del planeta. Apple podría ser una de las más afectadas.

Además del aumento de aranceles anunciado esta semana por valor de 60.000 de dólares, China podría limitar las compras del Tesoro de los Estados Unidos. O venderlo o debilitar el Yuan. «Instamos a EEUU a que detenga esta práctica y, en cambio, cree mejores condiciones para la cooperación empresarial», ha declarado el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Lu Kang, en un tono más conciliador que no sabemos si frenará al bélico Trump.

La realidad del asunto es que (hasta el momento) no se ha presentado ni una sola prueba de espionaje contra Huawei. El ataque de Trump es político y comercial, usando a Huawei contra China y repercutiendo en todo el comercio mundial. Ya se anuncian pérdidas de al menos un 5% para las compañías tecnológicas estadounidenses y todo indica que el precio de los productos tecnológicos subirá a corto plazo.


14 commentarios

Richard · 23 mayo, 2019 a las 9:02 am

Pues ARM baneo a huawey asi que moviles ya como que no odran hacer en cuanto el stock se acabe.

    Maikel · 23 mayo, 2019 a las 5:10 pm

    pueden hacerlo. con los disennos licenciados pueden seguir, incluso meterle sus propias midificaciones y expansiones, se pasan las patentes de ARM por el forro de los ….. y dale.

    por otra parte existe RISC-V, que uno de sus pilares es presisamente la independencia, y quein mas mieod le tiene es… adiivina… ARM. Intel algo tambien y AMD menos, pues este ultinmo esta metdo en eso tambien. ahi hay varios jugdores metidos, y si se le mete fuerza ,… creo que ARM perdera su monopolio. Huawei, los chinos en general llevan annos preparandose para esto, que podia pasar.

    las grandes opiniones que han surgido de esto es que hay que desprenderse de google (android, al menos lo que controlan), de arm (las arquitecturas, hay x86 y MIPS para moviles, el asunto es hacerlas eficientes energeticamnte), para que por pataletas politicas de alguien que controle tanta tecnologia mundial no sufra el resto del mundo

      Richard · 24 mayo, 2019 a las 9:15 am

      el lio e hacerlos eficientemente energeticos cosa que los Kirin(arm) no eran mucho asi que sin esta si de alguna forma se las arreglan creando no se AMR? la eficiencia lo es todo en un SoC para movil la tiene dificil pero ojala y le den la paliza a EU que se merecen.

      DARIAN · 29 mayo, 2019 a las 2:49 pm

      Pues si que llevas razon y pa colmo ahora sale a la luz q con el tema de las tierras raras tambien China le da comida a la economia de USA

Yolo · 20 mayo, 2019 a las 8:56 am

Hoy leí una noticia que como Fan-boy de Huawei si me ha preocupado: Intel, Google y Qualcomm abandonan a Huawei. Esa si es mala.

    Maikel · 20 mayo, 2019 a las 9:34 am

    Intel nos e que pinta. Huawei hace sus socs y de Google , igual, puede usar Android o seguro llevan tiempo haciendo un equivalente, por aquí limosnas noticia Pero Huawei y China en general , llevan añisimos pinchando para ser autosuficientes y lo han ido logrando. Otras veces les han negado tecnología y han salido con cosas más duras que el resto del mundo. Ahora veremos que tienen bajo la manga

      MATR1X · 20 mayo, 2019 a las 9:39 am

      Huawei tiene una version de Android creada por ellos mismos llamada KirinOS por si las moscas

      Yolo · 20 mayo, 2019 a las 10:10 am

      Sin lugar a dudas el golpe más duro fue el de Google, porque perder el acceso a Google Play y en sentido general de las aplicaciones de Google es un problema.
      Ahora, ilumíname Maikel, que consecuencias puede tener eso para los usuarios actuales de Huawei, eso es lo que aún no tengo claro.

        NicanorFCB · 20 mayo, 2019 a las 10:34 am

        mi hermano que me iba a enviar un Huawei Y5 de esos, jaja.
        capaz que no em abra ni el gmail ahi eh?? jajaja

          Maikel · 20 mayo, 2019 a las 12:51 pm

          Si puedes.mientras tenga Android. Repito. Muchos móviles chinos, incluso luteranos y japoneses, no traen las GoogleApps. Pero no hay problema par ponérselo. Mi Huawei Honor 5X nuevo n su caja, no tenía nada de Google, nada. Al otro día de tenerlo, tenía las tres cosas que necesitaba, la Google play (quecreo hay alternativas, pero los usuarios comunes no conocen) GMail, y Hangouts.luego puse el Maps. Igual yo e con Xiaomi redmi 2 prime igual en su caja.

          NicanorFCB · 20 mayo, 2019 a las 2:24 pm

          ahh bueno. me quedo tranquilo.

        Maikel · 20 mayo, 2019 a las 12:23 pm

        Los moVi la Huawei y xiaomi y otros chinos, muchos no tienen Google play. Tienes que ponérselo. Los que lo tienen son los que venden internacional

    Jose Fidel · 20 mayo, 2019 a las 9:39 am

    si yo lo vi tambien en varios directos de yutube y es algo muy preocupante para Huawei y para el mundo en general

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *