La presentación oficial de los procesadores Ice Lake de 10 nm como décima generación de los Core, ha sido lo más destacado de la esperada keynote que Intel ha celebrado en la feria de Taiwán. Después de las novedades que AMD presentó con EPYC, Navi y sobre todo los Ryzen 3000 bajo Zen 2, hoy le toca el turno a Intel, la cual ha movido ficha para contrarrestar el efecto de los de Lisa Su presentando la 10ª generación de procesadores Intel Core basados en 10 nm, donde además incluirán las nuevas iGPU Iris Plus. También han desvelado detalles de su nueva serie X para HEDT.

Seis años después de su primer anuncio y tras unas cuantas arquitecturas mejorando los procesos de 14 nm a modo de transición, Intel por fin salta a los procesos tecnológicos de fabricación de 10 nanómetros con los procesadores Ice Lake. Intel confirma que los primeros chips serán distribuidos en junio a los fabricantes OEMs y los primeros equipos (portátiles) estarán a la venta en el último trimestre al año, a tiempo para la temporada vacacional navideña.

Intel espera que el paso a los 10 nm sea un punto de inflexión a todos los niveles, logrando el mayor nivel de integración de tecnología en una plataforma cliente de su historia ya que permitirá superar en más del doble la cantidad de transistores integrados en Ice Lake frente a las generaciones recientes.

El aumento de rendimiento en monohilo y multihilo; el soporte de nuevas instrucciones y extensiones; el aumento de tamaño de los búferes y las memorias caché; el soporte a las últimas tecnologías de conectividad y buses; la mitigación de las vulnerabilidades asociadas a la ejecución especulativa, Spectre y Meltdown y una nueva generación de gráficas integradas Gen11, se enumeran entre las características destacadas de estos procesadores Ice Lake.

Microarquitectura Sunny Cove

Intel asegura que sus nuevos procesadores aumentarán un 18% en el rendimiento promedio de instrucciones por ciclo (IPC) frente a la antigua arquitectura Skylake. El aumento será aún mayor en algunas aplicaciones, con picos en el rango del 30 al 40% para algunos tipos de cargas de trabajo. El rendimiento por núcleo ha sido un signo distintivo de Intel desde hace muchos años, pero recientemente ha perdido la ventaja con la mejora del 15% en IPC que AMD ha logrado con su microarquitectura Zen 2 usada los Ryzen 3000. Es obligado para Intel aumentar el nivel en este apartado.

El rendimiento mejorado se producirá con la nueva microarquitectura Sunny Cove, que, para entendernos, supondrá para Intel lo mismo que Zen representó para AMD, un salto hacia nuevos diseños de chips más modernos, potentes y eficientes. Sunny Cove elevará la cantidad de unidades de asignación de cuatro a cinco, y los puertos de ejecución de ocho a diez. También dobla el ancho de banda de la caché L1, y se han integrado las unidades SIMD, Shuffle y LEA en los bloques vectoriales y de enteros. Esto debería traducirse, en resumen, en una importante mejora de rendimiento.

La presencia de nuevos algoritmos y de nuevas instrucciones también mejorará el rendimiento y la especialización de los procesadores Sunny Cove, tanto a nivel de predicción de saltos como en lo que respecta a las cargas de trabajo relacionadas con el cifrado, la compresión-descompresión y la inteligencia artificial, inferencia y aprendizaje profundo. Intel usará esta microarquitectura y los procesos de 10 nanómetros tanto en los Core de consumo como en los Xeon profesionales.

Intel Gen11 Graphics

Otra «pata» de los procesadores Ice Lake será la nueva generación gráfica que incluye. Dice Intel que la ha diseñado completamente desde cero y que serán las integradas más potentes de su historia. Será fruto de las ambiciones renovadas de la división gráfica tras el fichaje estrella de Raja Koduri (ex-responsable del grupo Radeon Technologies de AMD) y de otros como Tom Petersen, ingeniero destacado y Director técnico de Marketing de NVIDIA.

Gen 11 ha introducido mejoras a nivel de arquitectura para elevar el rendimiento bruto a niveles de 1 TFLOP con el incremento de unidades de ejecución (ALUs) que pasan de 24 a 68, el aumento de la memoria caché L3 y un aumento de la frecuencia del núcleo hasta 1,1 GHz. Cuenta con un motor 3D significativamente más grande para aumentar el rendimiento de los juegos 1080P hasta cotas cercanas hasta 60 FPS. La compañía también ha mejorado la tecnología de video QuickSync con codificadores HEVC dobles que pueden crear y reproducir contenido HDR 4K.

Gen11 es también la primera unidad de gráficos de la compañía con soporte para tecnologías de sincronización de imágenes, usando la base libre que proporciona el estándar Adaptive Sync que también usa AMD. Además de la mejora del hardware Intel está desarrollando software a su altura, mejores controladores y un nuevo centro de comando de gráficos (IGCC), que será importante tanto para manejar las gráficas integradas como para las futuras dedicadas.

Creado desde cero y con la ayuda de los comentarios proporcionados por la comunidad, dice Intel que ha sido diseñado pensando en la simplicidad y la facilidad de uso y cuenta con una interfaz moderna y atractiva. Como los existentes de NVIDIA y AMD ofrece detección automática de juegos y optimización de los mismos con un solo clic y ayuda con explicaciones sencillas e imágenes del antes y después para identificar el efecto de cada ajuste en el hardware.

En un evento previo al Computex, Intel ha presentado puntos de referencia de esta Gen 11 en las que supera en rendimiento a las APU de AMD y se sitúan a gran distancia de la generación actual Gen 9. Los puntos de referencia confirman el salto de rendimiento de Intel con sus nuevas soluciones gráficas, ya que como vimos serían capaces de superar a una dedicada de gama baja como la GeForce MX130 de NVIDIA.

Interesante para que una parte de usuarios que no necesitan tanto nivel gráfico se eviten el montaje y el precio de una gráfica dedicada. Intel introducirá varias series según niveles de rendimiento, las Iris Plus y las Intel UHD.

Thunderbolt 3 – Wi-Fi 6

Los Ice Lake de 10 nm también serán los primeros procesadores de Intel en soportar nativamente tecnologías como Thunderbolt 3 y la norma Wi-Fi 6. Intel ya anunció planes para soporta la interfaz Thunderbolt 3 en sus futuras CPUs y liberar la especificación para uso libre de royalties por los fabricantes. Ello se concreta en esta generación y debe resultar en menores complicaciones técnicas para su integración y con ello una mayor adopción del que es, sin duda, la interfaz más avanzada para interconexión de equipos y dispositivos.

También importante el soporte nativo para Wi-Fi 6 (802.11ax), la nueva norma inalámbrica que, junto al 5G, promete cambiar el panorama de la conectividad a redes sin cables con mejoras en todos los apartados frente a la actual Wi-Fi ac. ofreciendo un rendimiento de hasta 10 Gb/s gracias a la utilización más eficiente del espectro. También ofrecerá una mayor fiabilidad y un menor consumo de energía, mejorando la autonomía de los dispositivos que la utilicen. Más allá de la velocidad y el alcance, la verdadera clave y mejora que aportará Wi-Fi 6 llegará de la manera en la que los routers compatibles podrán manejar los dispositivos conectados, que como sabes han crecido enormemente en número tanto en empresas como en hogares. Y acabamos de empezar.

Versiones Procesadores Ice Lake

Intel no ha anunciado los modelos concretos que comercializará bajo la nueva serie. Sí sabemos que los primeros procesadores a comercializar estarán destinados al grupo de portátiles con la serie de ultrabajo voltaje, «Ice Lake-U», en modelos Core i3, Core i5 y Core i7, con TDP de 9, 15 y 28 vatios, 8 Mbytes de caché, hasta 4 núcleos y ocho hilos de procesamiento y frecuencias de trabajo de hasta 4,1 GHz. Intel también ha incrementado el soporte de memoria de doble canal a LPDDR4X-3733 y DDR4-3200.

Obviamente, serán los primeros, pero no los últimos, y se esperan versiones más avanzadas para portátiles de juegos y estaciones de trabajo. También las versiones para PCs de sobremesa que tras la presentación de los Ryzen 3000 y su espectacular relación entre prestaciones y precio presionará a Intel para el lanzamiento de su nueva generación.

Intel dice que compartirá las especificaciones completas más adelante cuando los productos vayan a llegar al mercado. Será la décima generación de procesadores Core y apuntan bien con novedades importantes como el salto a los 10 nanómetros. Se cree que Intel cambiará el identificador de los chips a cinco dígitos, 10xxxU, pero, como en todo lo demás, nos queda mucho por conocer de los nuevos procesadores.

Categorías: Procesadores

1 comentario

DARIAN · 29 mayo, 2019 a las 9:50 am

AMD

ANSIEDAD MAL DIGERIDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *