Apple reduce funciones por software a la batería de sus iPhone reparados por terceros

Apple sigue buscándose más enemigos, y es que según ha dado a conocer iFixit, un portal muy popular por ayudar a desmontar y volver a ensamblar cualquier dispositivo para que cada persona pueda repararlo gastando muy poco dinero, Apple a encontrado una forma de desalentar a los usuarios a la hora de reemplazar la batería de su iPhone fuera de las tiendas oficiales de la compañía.

Según los informes, la compañía ha activado un “bloqueo de software en estado latente” que deshabilita el acceso a la información sobre el estado de la batería, a menos que la batería de reemplazo provenga de Apple o de un proveedor de servicios autorizado. El problema parece afectar al iPhone XR, iPhone XS y iPhone XS Max con iOS 12 o iOS 13 Beta.

Esto significa que los usuarios que instalaron su batería en un proveedor externo ahora reciben un mensaje que dice que se requiere del servicio técnico para su batería al no ser oficial. Lo más sorprendente es que incluso los usuarios que instalaron una batería genuina de Apple recibieron el mismo mensaje.

Según cuentan en iFixit, esta medida ha sido puesta en marcha tras activarse una política mediante software que Apple ya tenía implementada, pero no ejecutada. Según las pruebas de laboratorio llevadas a cabo por este medio con iOS 12 e iOS 13 beta, cambiar una batería antigua por otra nueva, incluso si esta es genuina de Apple, hace que en los Ajustes se vea un mensaje indicando que no ha podido ser verificada, por lo que el sistema operativo no puede mostrar el estado en el que se encuentra.

Según el canal de YouTube TheArtofRepair “El Arte de Reparar” (con el vídeo del final de la noticia), el mensaje proviene del microcontrolador de Texas Instruments que está instalado en las baterías y que tiene una clave de autenticación única.

Sin el proceso de autenticación, a los usuarios se les niega el acceso a los datos de estado de la batería, y esto implica desconocer todo respecto a la autonomía del dispositivo, ya que ni sabremos cuándo estará cargada al máximo o el porcentaje restante de la misma a lo largo del día.

Esto limita mucho las posibilidades de los usuarios de reparar sus propios iPhones, ya que no solo no pueden poner una batería de terceros, sino que ni siquiera pueden utilizar la de otro iPhone o una genuina de Apple obtenida por otros medios. Obviamente el objetivo de la compañía es muy claro, y es la de obligar a sus usuario a tener que pasar por un servicio técnico oficial o autorizado y gastar dinero en la reparación.

Pese a todo, no todo está perdido, ya que el chip del microcontrolador puede ser extraído de una vieja batería y soldado en una nueva, pudiendo recuperar así las funciones del estado de la batería en el iPhone. Pero este procedimiento no es ni mucho menos sencillo, requiriendo de herramientas específicas y mucha habilidad.

A pesar de los inconvenientes presentes, parece que el uso de una batería no autenticada no trae ninguna consecuencia negativa más allá de la no disposición de información desde el sistema operativo, pero las personas que no sepan esto posiblemente empiecen a buscar respuestas en los lugares equivocados.

El asunto que nos ocupa no ha sido el primer hachazo en este sentido, ya que en iOS 10 se limitó el acceso a la información sobre estado de las baterías de terceros, si bien esta se podía consultar conectando el iPhone a un Mac y utilizar una aplicación como coconutBattery.

Apple quiere que solo ella misma o técnicos autorizados puedan reparar sus productos. Además de un posible gasto de dinero adicional, esto también puede terminar siendo un obstáculo para las personas que viven lejos de las ciudades al no disponer de soporte presencial.

Ya saben, Apple siendo Apple

2 Replies to “Apple reduce funciones por software a la batería de sus iPhone reparados por terceros”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *