Los procesadores AMD llevan décadas en el mercado. Esta compañía se fundó en 1969 y en sus inicios intentó impulsar la arquitectura RISC, pero al final acabó centrando el tiro en los modelos x86, como os contamos en su momento en este artículo, donde vimos, además, algunos de sus procesadores más importantes.

Intel se fundó en 1968, así que la diferencia temporal entre ambas empresas es mínima, pero el gigante de Santa Clara supo jugar mejor sus cartas y logró posicionar como el líder indiscutible del sector de procesadores x86 en todas sus vertientes, una realidad que, todavía hoy, se mantiene, y no va a cambiar hasta que AMD no mejore su presencia en el sector OEM.

Durante décadas Intel ha sabido construir una imagen elitista asociada a campañas de marketing muy cuidadas que le ha permitido posicionar ante el consumidor medio como «la mejor opción», algo que ha sido cierto en muchas generaciones, pero en otras no. Lo curioso de todo esto es que incluso en aquellas generaciones en las que Intel erró el tiro el consumidor medio seguía creyendo que sus procesadores eran lo mejor del mercado.

No es algo nuevo ni exclusivo del pasado, es una realidad que todavía hoy se mantiene, y que aplica, de hecho, a otros productos. Es la creencia «universal» (y errónea) de dar por hecho que algo es mejor que otra cosa solo por ser de una marca determinada, lo que implica una valoración subjetiva sin ningún tipo de análisis objetivo.

Son muchos los que hoy en día se dejan llevar por la imagen preconcebida que tienen de una marca. Obvia decir que esto puede ser perjudicial para el consumidor que se deja llevar por esa actitud, pero también puede acabar reduciendo de forma desmedida la capacidad para competir de otras empresas, y los procesadores AMD no son una excepción.

Lo entenderemos mejor con un ejemplo. Recordad cuando Intel lanzó los Pentium 4, unos procesadores que utilizaban una arquitectura con una eficiencia energética muy pobre, sufrían problemas de temperatura y encima no rendían al nivel de los Athlon 64 de AMD. Pues bien, a pesar de todo la compañía apenas se vio afectada por esa realidad, la imagen de marca y los prejuicios hicieron que mucha gente siguiera comprando procesadores Intel «porque eran Intel», obviando que, en realidad, AMD ofrecía un valor claramente superior.

Ese escenario tuvo una realidad negativa también para AMD, y es que la compañía de Sunnyvale no pudo capitalizar de verdad el enorme éxito de los Athlon 64. Posteriormente Intel volvió a equivocarse con los Pentium D, pero una vez más la mayoría de los consumidores prefirieron montar dichas CPUs antes de optar por procesadores Athlon 64 X2 de AMD, que eran claramente superiores. Con la llegada de los Core 2 Duo Intel volvió al buen camino y acabó poniendo a AMD en una situación que se iría complicando cada vez más.

Con el lanzamiento de los procesadores FX basados en la arquitectura Bulldozer se produjo el caso contrario, fue AMD la que metió la pata hasta el fondo al apostar por una arquitectura de recursos compartidos que ofrecía un alto número de núcleos en un momento en el que lo que importaba era el IPC. Nos guste más o menos los FX fueron un fracaso, prueba de ello la tenemos en la enorme cantidad de stock que había acumulado, y es que hasta hace unos meses podíamos comprar unidades nuevas a precios de saldo.

Al contrario de lo que ocurrió con los Pentium 4 en esta ocasión AMD no se vio rescatada por su valor de marca, por su imagen. Los usuarios no pensaron «voy a comprarlo porque es AMD», una realidad que unida a las campañas de marketing de Intel (y acciones de competencia desleal, incluidos casi “sobornos” a los fabricantes) pusieron a la firma de Sunnyvale contra las cuerdas. Las pérdidas se acumularon durante años, y muchos analistas dieron por hecho que Ryzen iba a ser su último cartucho. Por suerte para todos al final dicha generación fue un éxito, y hoy vuelve a haber competencia en el sector CPU.

Con esta introducción he querido poneros en situación para que entendáis el porqué de este artículo. A pesar de todos los años que han pasado y de los cambios que hemos vivido muchos consumidores siguen pensado que los procesadores Intel son mejor por ser Intel y que los procesadores AMD son peores por ser AMD, un absurdo que hoy queremos superar desmintiendo cinco mitos que todavía campan a sus anchas en el mundillo tecnológico.

1.-Los procesadores AMD se calientan más

Hace unos meses estaba hablando con el monitor del gimnasio al que acudo cada día y me comentó que quería comprar un PC de segunda mano. Cuando vi los precios que tenía en mente le dije que podía montarse uno nuevo por ese dinero, y que rendiría al nivel que él esperaba (quería jugar a World of Tanks y otros títulos sencillos).

Suelo estar al día en lo que a precios y rendimiento de componentes se refiere, así que le hice una estimación de cabeza de un PC económico para jugar con un Ryzen 3 1200, 8 GB de RAM, una placa base B450, un SSD de 500 GB y una Radeon RX 470. Quedó encantado y me dijo que si podía por favor pasarle una selección de piezas, cosa que acepté, ya que lo que para mi son cinco minutos para él podía ser una hora.

El caso es que al día siguiente me preguntó con preocupación que si de verdad funcionaría bien, que le habían dicho que los AMD se calientan mucho y que rinden peor que los Intel, que era mejor que comprase el equipo de segunda mano que había visto (un Core i5 3470). Sí, es un disparate, pero esa es, para muchos consumidores, la creencia universal que tienen asimilada, aunque sea falsa.

Le expliqué el tema, le dije que esa configuración era perfecta para sus necesidades y que si no le convencía me quedaba yo con el PC. Tiene el equipo desde hace varios meses y está muy contento, pero el que le dijo que los AMD se calientan más no ha cambiado de idea a pesar de haber visto la realidad.

El calor que genera un procesador y las temperaturas que alcanza no son mejores o peores porque sea Intel o AMD, depende de muchos aspectos, como la arquitectura utilizada, el proceso de fabricación, el número de núcleos, el consumo y las frecuencias de trabajo. Obvia decir que también influye el sistema de refrigeración que utilicemos.

Es, como vemos, una cuestión que depende de varios elementos objetivos, y es importante recordar que tanto los procesadores Intel como los de AMD han tenido generaciones muy calentorras y han dado problemas de calor. De nuevo podemos recordar, por ejemplo, los Pentium 4, o en el caso de AMD los FX Bulldozer.

2.-Los procesadores AMD rinden menos que los Intel

Otra afirmación genérica y subjetiva que tampoco es cierta. Hay procesadores Intel que rinden más que otros de AMD y a la inversa, y sí, todo depende de aspectos objetivos, como por ejemplo:

• Arquitectura y generación.
• Número de núcleos.
• Frecuencias de trabajo.
• Pruebas utilizadas.

Por ejemplo, un procesador Ryzen 7 1800X tiene un rendimiento monohilo (un núcleo activo) inferior al de un Pentium G5400 a la misma frecuencia, pero lo arrolla enormemente en rendimiento multihilo (cuatro o más núcleos activos) gracias a su mayor número de núcleos. El primero tiene una configuración de 8 núcleos y 16 hilos, y el segundo suma dos núcleos y cuatro hilos.

No podemos comparar peras con manzanas, y tampoco podemos decir que un procesador es mejor que otro solo porque rinde mejor en juegos. Al final lo importante es el rendimiento que ofrece una CPU en las tareas en las que queremos utilizarlo.

Así, si tienes pensado montar un PC solo para reproducir contenidos multimedia y juegos poco exigentes un simple Athlon 200GE es tu mejor opción. Es un procesador poco potente, pero ofrece un excelente valor en relación calidad-precio, y aunque es cierto que a nivel CPU rinde menos que un Intel Pentium G5400 su GPU integrada Radeon le da un buen repaso.

Quiero recordar, antes de terminar este punto, que AMD ha logrado alcanzar a Intel en IPC con los Ryzen serie 3000. Es cierto que el gigante de Santa Clara sigue teniendo la corona del rendimiento monohilo gracias a las mayores frecuencias de trabajo que pueden alcanzar sus CPUs, pero los procesadores AMD ofrecen un rendimiento superior en multinúcleo y tienen un precio mucho más equilibrado.

3.-Los procesadores AMD consumen más que los Intel

Es otro mito que ha contribuido a crear mala fama a los chips de AMD, y es totalmente falso. No hay duda de que los procesadores FX basados en la arquitectura Bulldozer contribuyeron a crear esta mala imagen (y con razón, el FX 9590 era una «tostadora»), pero generalizar y prejuzgar es algo que debemos evitar siempre.

Los procesadores Ryzen de primera generación demostraron un alto grado de eficiencia y un consumo muy contenido. Por ejemplo, el Ryzen 7 1700X tiene 8 núcleos y 16 hilos y consume alrededor de 15 vatios menos que un Intel Core i7 7700K. Si lo comparamos con su coetáneo de la época en conteo de núcleos, el Core i7 6900K, equipado también con 8 núcleos y 16 hilos, la diferencia es mucho mayor, ya que este consume casi el doble, como podemos ver en la gráfica adjunta.

Sí, es cierto que hubo un momento en el que esta mala fama estuvo justificada, pero como vemos hoy ya no tiene sentido. AMD tiene procesadores con una buena relación consumo-rendimiento en todas las gamas y niveles. Por ejemplo, en la gama baja tenemos soluciones como el Ryzen 3 1200, cuyo consumo es muy contenido para tratarse de un chip de cuatro núcleos, y lo mismo ocurre en los niveles más altos.

No debemos olvidar, además, que AMD ha logrado desarrollar versiones de consumo ultra bajo de sus APUs basadas en la arquitectura Zen y Zen+, las series Ryzen X 2000U y Ryzen X 3000U, soluciones pensadas para ultraportátiles y equipos compactos que integran CPU y GPU y tienen un TDP muy contenido (15 vatios), lo que reduce, además, el sistema térmico necesario para su refrigeración.

Zen ha logrado lo que parecía imposible, hacer que los procesadores de la firma que dirige Lisa Su puedan competir de tú a tú con los de Intel en rendimiento, y que los superen en el aspecto térmico y en el consumo energético.

4.-Son procesadores que están menos avanzados en general

Una afirmación vaga que normalmente se enfoca en dos grandes vertientes: menos avanzados a nivel tecnológico (proceso de fabricación y arquitectura) y a nivel de plataforma, dos cosas que, obviamente no son para nada ciertas.

Empezamos hablando del tema del proceso de fabricación y de la arquitectura. Los procesadores Ryzen de AMD están fabricados en procesos de 14 nm (serie 1000), 12 nm (serie 2000) y 7 nm (serie 3000), mientras que los procesadores Intel llevan desde 2015 (cuando llegó Broadwell) utilizando versiones refinadas del proceso de 14 nm. La historia se cuenta sola, aunque sé que la arquitectura que utilizan ambas compañías es diferente, y que por ello debemos hacer algunas aclaraciones.

Intel utiliza una arquitectura de núcleo monolítico, lo que significa, dicho de forma simple, que todos los elementos del procesador están en una única pastilla de silicio. AMD, por contra, utiliza una arquitectura MCM, lo que quiere decir que los núcleos del procesador y todos sus elementos se reparten en varias pastillas de silicio menos complejas que se comunican a través de un sistema llamado Infinity Fabric.

Debido a eso los procesadores Intel presentan una fabricación más completa, se ven más afectados por la tasa de éxito por oblea y resulta más complicado la reducción de procesos de fabricación. Sin embargo, también tienen sus ventajas, y es que presentan unas latencias menores y pueden alcanzar frecuencias mucho mayores de forma estable.

Los procesadores AMD son más fáciles de producir porque los chips son menos complejos, lo que contribuye a que se vean menos afectados por la tasa de éxito por oblea. Al mismo tiempo pueden dar saltos de proceso de fabricación con mayor facilidad y pueden ofrecer un valor más sólido a un precio menor, pero su rendimiento es más sensible aspectos como las latencias, tienen una dependencia marcada de la memoria RAM y alcanzan velocidades de trabajo inferiores.

No podemos limitarnos a decir que uno es menos avanzado que el otro, son arquitecturas diferentes, y como vemos cada una tiene sus ventajas y sus desventajas. Lo que sí está claro es que AMD se ha adelantado a Intel en proceso de fabricación, todo un logro aunque, como hemos dicho, lo ha logrado gracias a que el diseño de sus chips es menos complejo y permite saltos de proceso con mayor facilidad.

En cuanto a la plataforma basta ver lo que ofrecen las placas base con chipset X570 y socket AM4 para darse cuenta de que hablar de inferioridad es absurdo. Dichas placas son las primeras del mercado con soporte del estándar PCIE Gen4, así que estamos ante una plataforma con la que AMD ha logrado adelantarse a Intel.

5.-No tienen un buen grado de soporte

Es algo que también se había extendido en gran medida a las tarjetas gráficas Radeon de AMD, y es curioso porque desde 2017 la compañía está ofreciendo un soporte excelente a sus procesadores, gracias al lanzamiento de la herramienta Ryzen Master.

Con ella podemos controlar y monitorizar el estado del procesador, llevar a cabo diferentes ajustes y hacer overclock de manera sencilla tanto al procesador como a la memoria RAM. También podemos, por ejemplo, deshabilitar núcleos para elevar al máximo las frecuencias del procesador y potenciar el rendimiento monohilo en aquellas aplicaciones que dependen sobre todo del rendimiento monohilo.

La herramienta Ryzen Master es totalmente gratuita y se actualiza de forma periódica, pero no debemos olvidar, además, que AMD ha venido lanzando desde 2017 una gran cantidad de actualizaciones de BIOS que han corregido errores y han mejorado y ampliado el soporte.

Otro valor importante lo tenemos en la retrocompatibilidad. El socket AM4 se ha mantenido como universal para tres generaciones de procesadores Ryzen, lo que significa que hoy podrías montar un Ryzen 3000 en una placa base con chipset B350 o X370.

Es cierto que AMD ha cometido recientemente un error importante al forzar la eliminación del soporte de PCIE Gen4 en placas base con chipset serie 400 para convertirlo en una característica exclusiva de las placas serie X570, pero esto no cambia el hecho de que la compañía de Sunnyvale ha mantenido, en general, un buen grado de soporte en todos sus productos durante los últimos dos años.

Categorías: Procesadores

9 commentarios

Richard · 15 agosto, 2019 a las 9:02 am

1.5v en idle
juas juas juas

comenta si estendiste la referencia

hidenman · 13 agosto, 2019 a las 10:50 am

Bueno, yo siempre he usado Intel y en una ocasión también me contaron lo del calentamiento de las AMD y hasta me enseñaron un vídeo, pero al final eso es pasado, muchas personas con PC Intel usan tarjetas de vídeo con GPU de AMD, entonces, es cuestión de investigar y leer y no dejarse llevar por preconceptos.✔✔✔✔

MATR1X · 13 agosto, 2019 a las 10:34 am

Que bueno este artículo para los socotrocos, pero yo t voy a decir algo q es cierto, a la hora de comprar un micro o gráfica hay q estar familiarizado con la marca, es decir si tu tienes una gtx 950 sabes q una 1050 o una 1650 rendirá mejor q tu grafica anterior pero como en AMD esto se complica pues tiene que investigar a fondo sus modelos de CPu y gráfica porque saltar de la serie HD a la serie RX es confuso, entonces tu ves RX570 y respecto a NVIDIA no te dice nada! NVIDIA lleva en la serie GTX desde q cristobal colon descubrió a cuba y eso es un punto a favor, lo mismo sucedes con sus CPu, Ryzen 13xx, etc, yo tengo q reconocer que en CPU nde AMD estoy perdido, en gráficas me puse un poco al día y eso es algo q a algunos q estan en el “””””mundo de la tecnología””””” les choca, imagínate cuánto más a la gente común!!!!

otra cosa sería q intel desde 6ta gen es compatible hasta 9na sus micros solo actualizando el UEFI si mal no me equivoco, Creo q AMD carece de esto (repito de AMD y sus CPU estoy perdido) y cambiar de Socket puede ser un problema si quieres reaprovechar Micro, esto por suerte no sucede con la GPU, ojalá todas las CPu usaran el mismo Socket

    Maikel · 13 agosto, 2019 a las 10:46 am

    AMD siempre ha dado bastante compatibilidad hacia atras. Emplea el mismo socket por bastante tiempo, pero el asunto no esta tanto el socket como el soporte en chipset y firmwares

    Por ejemplo, ahora con los Ryzen se emplea socket AM4, y el soporte en chipset y bios/uefi va hasta las primera motherboards para los pirmeros ryzen, y debe llegar hasta los Zen 2+. Es decir con micros de 2020-2021 puede usarlos en placas de 2017.

    lo del soporte de intel desde 6 a 9na, no es asi. 6 y 7ma funcionan (update del BIOS mediante), 8va y 9n funcionan (igual), pero no de 8va hacia atras. electricamente son incompatibles.

    hasta ahora solo vi un caso, en un Linus Tech Tips, una motherboard china “rara”, que perimtia hacerlo, emplear de 6ta a 9na. por eso ese capitulo, por la rareza del caso.

    dicho esto, hay motherboards que se pueden modificar y entonces lo pueden hacer, pero hay que saber bien y estar superclaro.

      MATR1X · 13 agosto, 2019 a las 11:04 am

      Ajá, es como tu dices, 6ta y 7ma / 8va y 9na, no se porqué mezclé de 6ta a 9na, ahí no estaba muy claro, creo q vi ese video de LinusTechtips o era uno de un board barato, no recuerdo bien, ojala todas las motherboards fueran así.

        Richard · 14 agosto, 2019 a las 9:55 am

        con una bios custom pones un 8700k en una Z170 encantado de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *