Es obvio que la llegada de Satya Nadella al puesto de CEO de Microsoft ha supuesto toda una transformación. La compañía ha pasado del “Linux es un cáncer” de Steve Ballmer a una política mucho más amable con el Open Source, un cambio que se inició con la sorprendente liberación del código de la parte del servidor del framework .NET.

ft

Los cambios introducidos por Satya Nadella en la dirección de Microsoft han tenido un propósito, y es la de hacer que el negocio de la compañía se centre más en los servicios y menos en los productos, aunque sin abandonar esto último. Aquello quedó patente con el rápido fin que le puso a toda la estrategia en torno a la movilidad al poco de llegar a su puesto. Pero la apuesta por los servicios no solo supuso el fin (al menos de forma temporal) de la estrategia en torno a la movilidad (al menos temporalmente), sino también la pérdida de protagonismo del que era su producto estrella en el mercado de masas: Windows.

En declaraciones para Wired, Satya Nadella ha comentado que “el sistema operativo ya no es la parte más importante para nosotros. Lo más importante para nosotros es el modelo de la aplicación y la experiencia. La forma en que la gente va escribir aplicaciones para Duo y Neo tendrá mucho más que ver entre sí que solo escribir una aplicación de Windows o una aplicación de Android, porque se tratará del gráfico de Microsoft”. Probablemente estas palabras suenen contradictorias, pero en realidad tienen sentido si le sumamos que para el CEO de Microsoft “el futuro es impulsado por la nube, en todo caso”. Dicho de otra manera, lo que quiere la compañía es ofrecer experiencias a los usuarios a través de la nube, por lo que Windows seguirá ahí y con un protagonismo importante, pero más como un medio que como un fin en sí mismo.

La pérdida de protagonismo de Windows como la gran punta de lanza de los negocios de Microsoft también queda reflejada en los ingresos de la compañía, ya que en julio de este año se vio cómo Azure sobrepasaba ahí por primera vez a los resultados obtenidos por el sistema operativo. La división de computación en la nube del gigante de Redmond crece sin parar y todo parece indicar que seguirá siendo su principal apuesta de cara al futuro.

Resumiendo, en el pasado Microsoft era de cara a los usuarios finales “Windows + MS Office”, pero ahora la compañía lo que pretende no es solo vender un sistema operativo y una suite ofimática, sino un ecosistema que funcionará a través de la nube, y ahí es donde Windows deja de tener un protagonismo tan claro como producto para tener un rol más bien propio de un medio para acceder al ecosistema. Pese a todo, que nadie ponga en duda que el mencionado sistema operativo y MS Office seguirán siendo partes muy importantes de Microsoft.

Ahora queda por ver si su nueva incursión en el terreno de la movilidad consigue tener el impacto esperado, porque si bien ingresa muchísimo dinero con las patentes presuntamente violadas por Android y Chrome OS, esta situación no le permite tener el control sobre el ecosistema de Google, sino que como mucho puede acoplarse a él.

Categorías: Sistema Operativo

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *