Análisis del Age of Empires II: Definitive Edition

Age of Empires II: Definitive Edition es la revisión mejorada del clásico juego de estrategia en tiempo real de Microsoft y llega con el objetivo de celebrar el vigésimo aniversario de su lanzamiento. Como novedades, incluye gráficos con resolución hasta 4K Ultra HD; una nueva banda sonora totalmente remasterizada; mejoras en los modos de juego y la expansión “Los últimos kanes” que ofrece 3 nuevas campañas y 4 nuevas civilizaciones.

Age of Empires II Definitive Edition ofrece todas las campañas originales y expansiones para un solo jugador que abarcan 1.000 años de historia de la humanidad y unas 200 horas de juego para completar las campañas históricas, así como un modo multijugador en línea mejorado que permite enfrentarte a otros jugadores con 35 civilizaciones diferentes. Ha sido desarrollado por Forgotten Empires | Tantalus y publicado por Xbox Game Studios con disponibilidad en plataformas como Steam o Microsoft Store.

Requisitos Age of Empires II: Definitive Edition

Los requisitos de hardware, tanto los mínimos como los recomendados, son contenidos para ordenadores personales actuales y más antiguos, lo que permite jugarlo en un gran número de equipos. Hay que hacer la salvedad del espacio en disco requerido que se eleva a más de 20 Gbytes el juego estándar, mientras que si usas el Pack gráfico para la ultra alta definición necesitarás más de 30 Gbytes. En cuanto al software. los requisitos de sistema sí son muy limitantes y solo puedes ejecutarlo en máquinas que corran Windows 10 de 64 bits.

Mínimos:

• Procesador: Intel Core 2 Duo or AMD Athlon 64×2 5600+.
• Gráfica: DirectX 11 – GeForce GT 420, Radeon HD 6850 o Intel HD Graphics 4000 con 2 GB VRAM.
• Memoria RAM: 4 GB.
• Almacenamiento: 30 GB de espacio libre.
• Sonido: Chip compatible DirectX.
• Red: Conexión de banda ancha a Internet requerida para multijugador.
• S.O: Windows 10 de 64 bits.

Recomendados:

• Procesador: Intel Core i5 a 2,4 GHz o AMD equivalente o superior.
• Gráfica: DirectX 11 – GTX 650, Radeon HD 5850 o superior.
• Memoria RAM: 8 GB.
• Almacenamiento: 30 GB de espacio libre.
• Sonido: Chip compatible DirectX.
• Red: Conexión de banda ancha a Internet requerida para multijugador.
• S.O: Windows 10 de 64 bits.

Lo hemos jugado en dos equipos diferentes. Con resolución 2K en un sobremesa con una gráfica Radeon RX 580 y un procesador Intel Core i7 6700K, y en un portátil a Full HD con gráfica GTX 1050 y procesador Core i7 7700. Ambos emplean unidad de estado sólido PCIe, 32-16 Gbytes de memoria DDR4 y Windows 10 de 64 bits actualizado a la última versión 1909.

Hemos probado la gráfica integrada Intel HD 630 y se puede jugar, aunque bajando al mínimo el nivel gráfico, con resolución 1080p o inferiores y ajustando manualmente elementos como la niebla animada o la floración. Aunque no es un tipo de juego que necesite el nivel de un shooter triple A y, además, lo hemos encontrado bastante pulido sin errores apreciables en ninguno de sus apartados, hay que recordar la ampliación de espacio libre exigido si instalas el pack gráfico UHD y la necesidad de un equipo de alto nivel (especialmente en tarjeta gráfica) para jugar a resoluciones 4K.

Age of Empires II: Definitive Edition, 1.000 años de historia

Age of Empires II: The Age of Kings, el juego en el que está basado esta remasterización, fue en su día un auténtico bombazo. Ensemble Studios hizo un gran trabajo para Microsoft Games bajo la dirección de Bruce Shelley, toda una garantía ya que este diseñador había participado en el desarrollo del grande entre los grandes de la estrategia por turnos, el Civilization de Sid Meier.

El resultado fue que el juego tuvo una gran recepción entre la crítica y sobretodo entre los millones de usuarios que lo jugaron. No solo fue aclamado como uno de los mejores RTS de todos los tiempos, sino que sirvió para elevar un género de estrategia en tiempo real hasta cotas desconocidas hasta entonces. Aunque se siguen publicando excelentes juegos de estrategia, hoy en día es difícil repetir un éxito tan rotundo porque los tipos de juego parecen que van por otro lado.

Para aquellos que nunca han jugado la serie, el campo de acción es bastante sencillo de entender y nada de los principal ha cambiado en esta remasterización. Tomas el control de una civilización y la guías a través de un tramo de la historia mundial, enfrentándote a otras en el camino. Si el primer AoE se centró en un periodo desde los inicios de los tiempos (desde la Edad de Piedra a la del Hierro) Age of Empires II abarca aproximadamente desde el siglo V hasta el siglo XVI, o, en otras palabras, desde la caída de Roma hasta el comienzo de la era de la pólvora.

El juego combina la construcción de bases con la conquista militar, aunque hay otros medios de ganar dependiendo de la campaña y en la mayoría de ellas tienes que realizar otras actividades además de guerrear, sea escoltar una unidad vulnerable a otro punto del mapa o construir un tipo determinado de edificio o maravilla.

En un escenario típico, sueles comenzar con un centro urbano como base de tu asentamiento, un puñado de aldeanos y algún tipo de explorador. A partir de ahí, tendrás que recolectar recursos; aumentar tu capacidad de población; construir edificios económicos, de producción o militares; crear más aldeanos o soldados; avanzar la tecnología para saltar de era y mejorar la civilización; asegurar la base de ataques enemigos; explorar el mapa o buscar aliados para en definitiva acabar con los enemigos o cumplir con algún tipo de objetivo concreto de los propuestos en cada mapa.

La cantidad de contenido añadido a esta remasterización es simplemente enorme. Lo que más nos ha gustado desde siempre en AoE son las campañas oficiales basadas en hechos históricos y aquí hay para dar y tomar, hasta 27 incluyendo tres totalmente nuevas y una «Willian Walace» (Escocia contra Inglaterra) que funciona a modo de tutorial para los no iniciados. Están localizadas en Europa, África, Asia o América, y se multiplican por unos cuantos escenarios en cada una de ellas.

También puedes jugar una partida estándar como escenario donde puedes seleccionar cualquier tipo de ajuste, desde el número de jugadores de IA (hasta 8); el modo de juego y objetivo a conquistar; el tipo y tamaño del mapa; los recursos; la población o la edad histórica. Otro tipo de contenido llega de las «batallas históricas», escenarios predefinidos también basados en acontecimientos reales donde tienes que cumplir los objetivos propuestos separadas de las campañas.

Otra manera de jugar incluida es el «arte de la guerra». Inspirados ​​en la sabiduría estratégica del libro de Sun Tzu, son misiones de desafío donde tendrás que mostrar tus habilidades, pero que servirán para perfeccionar las estrategias, un extremo muy necesario para acceder con garantías al modo multijugador. Y no solo guerreando, porque hay algunos que exigen un cambio de era en un tiempo determinado logrando una economía funcional.

Será imposible que no te guste todo lo anterior, pero por si acaso prefieres involucrarte en tu propia historia, el juego también incluye su propio editor, donde puedes crear mapas a tu medida y agrupar los escenarios en una campaña coherente. Rematando la inmensidad de contenido disponible el juego incluye un modo multijugador mejorado para esta edición. Los juegos de estrategia suelen ofrecer una gran longevidad, pero este se lleva la palma como habrás leído.

Age of Empires II: Definitive Edition, 20 años después

«Emprende el camino hacia la grandeza con la remasterización definitiva de uno de los juegos de estrategia más queridos de la historia». Así promocionan la que pretende ser la revisión definitiva de un juego original que ya fue ampliado con varias expansiones y una versión HD en 2013. Microsoft lo anunció en el pasado E3 y prometió seguir el camino del Age of Empires: Definitive Edition (el primero de la serie también remasterizado) mejorando vídeo y audio; añadiendo mejoras en el control del juego; en el modo multijugador, añadiendo nuevas civilizaciones y campañas, y manteniendo todo el contenido publicado anteriormente. A nuestro juicio ha cumplido sobradamente.

Video y Audio

Uno de los grandes objetivos de toda remasterización que se precie es mejorar los gráficos del original. Obviamente, AoE II ya no estaba a la altura de lo exigido en un juego actual simplemente por el paso del tiempo. Forgotten Empires ha revisado todo el aspecto visual manteniendo la sensación de familiaridad. El resultado es un 2D bastante pulido y conseguido, y unidades, fauna, vegetación o edificios se ven mucho más nítidos. Además de elevar la resolución hasta 4K, se ha instalado un nivel de zoom que nos permite acercarnos y alejarnos del campo de batalla o apreciar los detalles de aldeanos o construcciones. Las imágenes no hacen justicia al apartado visual del juego, se ve realmente muy bien.

Las texturas han ganado en resolución, se han mejorado algunos detalles de la interfaz de usuario y también aspectos visuales como la animación de la destrucción de edificios rivales como los castillos cuando cuando las piedras lo reducen a un montón de escombros. Las pantallas de inicio dinámicas y las animaciones generales también se han revisado y se ven muy bien. No es perfecto porque no es un juego nuevo. manteniendo toda la base de contenido y los gráficos en 2D, pero la verdad es que está bastante logrado (mucho mejor que la revisión de AoE) y es un placer rejugar un título de 20 años con esta definición. A 4K, lo dicho, necesitas una buena gráfica para disfrutarlo sin sacrificar el rendimiento en el juego.

Lo mismo podemos decir del apartado del sonido. La instrumentación de la banda sonora central se ha remasterizado por completo, se ha añadido contenido que no estaba presente en el juego original y se han revisado los diálogos, se han grabado nuevos sonidos para las unidades y las presentaciones de los narradores. Además, cada civilización tiene su propio tema que suena al comienzo del inicio de las campañas. Señalar que el juego está perfectamente localizado al español en interfaz y subtítulos, si bien las voces solo se ofrecen en español latino.

Jugabilidad e Interfaz

La jugabilidad es excelente como ya lo era en 1999. Apabullados por el apartado visual, en demasiadas ocasiones los desarrolladores (y algunos usuarios) olvidan que el principal objetivo de un juego es jugarlo. No es el caso de este donde la diversión está asegurada. Enviamos aldeanos para recolectar madera, comida, oro y piedras, o para construir todo tipo de edificios, civiles, militares o de protección. Tenemos los exploradores para recorrer los mapas, unidades militares de todo tipo, algunas especializadas y únicas de cada facción para guerrear y un árbol tecnológico para ir avanzado en cada Era de la historia. Y todo ello cumpliendo los objetivos propuestos y equilibrando la economía en un tiempo vertiginoso que se puede reducir o ampliar según nuestro nivel.

Nada de ello ha cambiado en la remasterización y el modo de juego, funcionamiento básico y objetivos sigue siendo el mismo. Sin embargo, los desarrolladores han añadido algunos toques propios en la mecánica de uso de algunas de las tareas más repetitivas. Por ejemplo, ahora podemos activar un modo automático en el molino para que los agricultores renueven de manera independiente las granjas. Y lo mismo en los caladeros de pesca. Estos pequeños cambios nos hacen la vida más agradable en tareas más repetitivas, si bien algunos puristas quizá deseen usar el sistema original.

Otro cambio llega de la investigación de tecnologías y construcción de unidades que ahora se pueden poner en cola para que se procesen automáticamente una tras otra. Se pueden combinar entre sí y permiten mejorar la planificación y decisiones estratégicas sobre todo para los principiantes.

Otro ejemplo de pequeña mejora, pero conveniente, es cuando arrastramos el ratón alrededor de un grupo completo de unidades y los aldeanos son ignorados, simplificando la selección de las dedicadas al combate. Otros detalles en la automatización de la mecánica es la activación/desactivación de las máquinas Trebuchets cuando están o no al alcance de algún edificio a bombardear.

Aún sin llegar a la mejora del apartado visual, también se ha mejorado la interfaz general. El menú tiene la opción de escalar la interfaz y personalizarla hasta dejarla casi al mínimo. Los iconos permiten familiarizarse mejor con sus funciones para los recién llegados a la serie. El icono adicional que muestra los aldeanos desempleados se ha trasladado a la parte superior de la interfaz. Más visible y extremadamente útil, al hacer clic en él nos llevará a cada uno de ellos y podremos asignarles una tarea. Cada recurso ahora muestran cuantos aldeanos tenemos asignados y tienen una barra de «capacidad» que muestra cuánto queda de un determinado elemento.

Otro apartado ampliado son los atajos de teclado, que no solo están presentes, sino que se pueden modificar y crear perfiles separados para los jugadores que gustan de crear comandos rápidos. Señalar que se pueden programar rutas complejas para las unidades y no tener que estar haciendo clic tras clic para ordenar sus movimientos. Está bien, aunque no es difícil perderlos de vista. Finalmente, destacar la novedad del grabador de juegos incorporado, lo que permite analizarlo y también compartirlo, además de la posibilidad de instalar MODs de una comunidad tan amplia como entusiasta.

Si la IA ha ganado enteros a la hora del combate después de veinte años recopilando datos, no podemos decir lo mismo de su funcionamiento en apartados como el comercio o la diplomacia. No se han mejorado (o al menos no se nota en la práctica) y la Inteligencia Artificial pasa bastante de puntillas sobre ello. Un modo de «historia» a modo de enciclopedia permite instruirnos en las civilizaciones, armas y edades. Porque sí, este juego cubre una gran pieza de la historia humana y -con algunas licencias- pretende aprenderla jugando.

“Los últimos kanes”

Age of Empires II: Definitive Edition ofrece todas las campañas originales y expansiones para un solo jugador que se publicaron en su momento y además añade una expansión completamente nueva que ofrece 3 nuevas campañas y 4 nuevas civilizaciones jugables, búlgaros, cumanos, lituanos y tártaros que se presentan en respuesta a la invasión de los mongoles.

Las nuevas campañas no aportan gran cosa a la jugabilidad, equilibrio o estilo conocido, ni aportan demasiado en las animaciones o estilo arquitectónico, pero es otro contenido más a la cantidad enorme que ofrece el juego y que con estas se eleva a 35 civilizaciones y 27 campañas cada una con sus respectivos escenarios.

Multijugador

Forgotten Empires ha eliminado la posibilidad que ofrecía el juego original de jugar a través de una LAN local. Salvo ese método, todo el entorno del apartado multijugador ha sido ampliado y mejorado. Se juega a través de Xbox Live Network con servidores dedicados y permite el juego cruzado entre Steam y la Microsoft Store. Se han añadido características modernas como las tablas de clasificación; un navegador de salas; una función de clanes y hasta un modo espectador.

Aunque no hemos tenido tiempo para jugar el tiempo que nos hubiera gustado (este juego es un «quita-vidas») lo que hemos probado nos ha gustado, técnicamente funciona bastante bien y se nota la experiencia de los chicos de Microsoft con el Xbox Live. El nuevo selector de mapas permite encontrar los públicos que más nos agraden o podemos crear salas privadas con una restricción de contraseña. Otra cosa es la dificultad. Si la campaña «Willian Walace» sirve de tutorial como un mero acercamiento a las campañas para un solo jugador, el multijugador exige mucha más experiencia y habilidad y puedes encontrarte con jugadores de esos invencibles. El nuevo sistema de emparejamiento debería permitir una mejor selección de rivales, pero ni aún así es fácil. No por nada alguno lleva jugando desde hace 20 años.

Disponibilidad Age of Empires II: Definitive Edition

Age of Empires II: Definitive Edition está disponible en plataformas digitales como Steam y también en la Microsoft Store. Su precio de 19,99 euros es muy contenido para todo el contenido y la jugabilidad que ofrece. El «Enhanced Graphics Pack», el paquete con gráficos mejorados para jugar a 4K es gratuito. Aprovechando el lanzamiento, Steam también ofrece un paquete con las dos remasterizaciones definitivas publicadas hasta la fecha (AoE y AoE II) por 22,48 euros y otro (que no merece la pena) con el Age of Empires II: Definitive Edition + Age of Empires II (2013) por 29 euros. Señalar que Microsoft ha añadido el juego al Xbox Game Pass para PC, por lo que lo suscriptores del servicio lo obtendrán de manera gratuita.

El juego es imprescindible para los amantes de la estrategia y una buena ocasión para los que no suelen jugar a este tipo de géneros se acerquen a uno de los mejores RTS de la historia, que ahora llega con toda la jugabilidad y contenido del original y con mejoras que lo convierten en la revisión definitiva. Además de la segura remasterización del AoE III, este título es la mejor manera de cubrir el tiempo hasta que llegue el Age of Empire IV, el nuevo juego de la serie que está desarrollando Relic Entertainment y que esperamos con muchas ganas.

4 Replies to “Análisis del Age of Empires II: Definitive Edition”

  1. wow que nostalgia.. casi pierdo la carrera en la universidad por culpa de este y StarCraft jajaja

    que bueno asi que una edicion pro con bastantes cosillas… quisiera jugarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *