Los juegos del 2019 para PC mejor y peor optimizados

No hay duda de que 2019 nos ha dejado algunos de los mejores juegos de toda la historia, tanto por su calidad como por el hecho de que han llegado perfectamente optimizados a PC. Es imposible negarlo, muchos desarrolladores se han malacostumbrado a no optimizar apropiadamente sus títulos cuando los portan de consolas a compatibles, y en algunos casos los resultados son tan malos que casi parece que hayan roto el juego a propósito.

Hay muchos ejemplos de juegos que han llegado mal optimizados a PC, y casualmente en 2019 hemos visto algunos casos flagrantes, aunque por suerte algunas desarrolladoras lo han compensado con auténticas joyas que escalan de maravilla en casi cualquier hardware actual. Por ello hemos querido hacer este artículo, donde rendiremos un pequeño homenaje a aquellos estudios que se preocupar por la optimización de sus juegos, y daremos un tirón de orejas a aquellos que no.

En este artículo encontraréis cinco juegos para PC que llegaron este año y que han brillado con luz propia por estar perfectamente optimizados, y también veremos otros cinco que hicieron todo lo contrario y que son, por méritos propios, los peor optimizados de 2019 en PC.

Como siempre os invito a dejar vuestra opinión, y vuestros propios candidatos en ambas categorías. Sin más, empezamos.

Los juegos peor optimizados de 2019 en PC

Red Dead Redemption 2

Uno de los juegos más esperados del año, y también una de las mayores decepciones. Su lanzamiento estuvo acompañado de errores graves que impedían incluso ejecutarlo en determinadas configuraciones bajo DirectX 12, y el rendimiento que presenta es desastroso.

Tarjetas gráficas tan potentes como la GTX 1080 Ti tienen problemas y no son capaces de moverlo de forma totalmente óptima en resoluciones 1080p con calidades máximas. Con las Radeon RX de AMD también vemos problemas de rendimiento claros, aunque curiosamente son menos marcados, sobre todo en generaciones antiguas.

Dicen las malas lenguas que NVIDIA ha aprovechado este juego para «animar» a su manera a los usuarios a saltar de las series GTX 10 e inferiores a las nuevas RTX serie 20. No les faltan motivos, una RTX 2070 rinde en este juego al nivel de la GTX 1080 Ti, una gráfica que en otros títulos rinde al nivel de la RTX 2080.

Sin duda el juego peor optimizado de todo 2019, y uno de los peores lanzamientos triple A en PC de toda la historia.

Greedfall

Ha sido una de las grandes sorpresas del año por su ambientación y su jugabilidad. No es un mal juego, y por suerte su optimización no es tan terrible como la que vimos en Red Dead Redemption 2, pero esto no quiere decir que no sea bastante mala.

Este título ha sido desarrollado alrededor de la API DirectX 11, lo que significa que no es capaz de aprovechar de verdad procesadores de más de cuatro núcleos y requiere, además, demasiada potencia gráfica para lo que realmente ofrece.

A todo lo que hemos dicho debemos unir, además, los problemas de «stuttering» que presenta, y que pueden ser un auténtico calvario si no tenemos un monitor con FreeSync o G-Sync.

Un claro ejemplo de por qué debemos pasar página y olvidarnos de DirectX 11 de una vez por todas.

Control

Para muchos ha sido uno de los grandes bombazos del año, para mí una muestra más de que Remedy es incapaz de lanzar un juego optimizado en esta generación. No lo digo sin motivos, ¿recordáis el nefasto Quantum Break? Pues sí, era la última carta de presentación de Remedy antes de Control.

El rendimiento de Control y su optimización fue tan mala que ni siquiera la versión para consolas funcionaba de manera aceptable. En PS4 y Xbox One las medias de FPS (medias, no mínimos) llegaban a caer hasta los 10 fotogramas por segundo en algunos combates, una cifra intolerable que arruina por completo la experiencia de juego.

La versión para PC funciona mejor en DirectX 11 que en DirectX 12, no escala en procesadores de más de cuatro núcleos y su optimización dejaba tanto que desear que ni siquiera una RTX 2060 podía moverlo en 1080p con calidad alta y mantener 60 FPS estables.

Es una lástima, ya que Control tiene potencial y es un gran juego a nivel de historia, ambientación y jugabilidad. Esto no cambia, sin embargo, el hecho de que se ha ganado el reconocimiento de ser uno de los juegos peor optimizados de 2019.

Borderlands 3

Una obra de arte por jugabilidad y ambientación que, lamentablemente, ofrece una optimización pésima en PC y exige un hardware exagerado para lo que ofrece a nivel técnico.

Como en el caso anterior tenemos soporte para DirectX 12 y DirectX 11, pero si activamos el primero no notaremos una mejora de rendimiento y tendremos que lidiar con un «stuttering» muy marcado y con tiempos de carga más elevados. Sí, esto quiere decir que funciona mejor en DirectX 11.

El escalado a nivel CPU mejora y tenemos un aprovechamiento parcial de procesadores de hasta seis núcleos, pero sus exigencias a nivel de GPU son ridículas. Una RTX 2060 apenas logra 60 FPS en 1080p y calidad máxima, una GTX 1070 ronda los 50 y una RX 580 apenas supera los 40 FPS.

No hay duda, el salto al Unreal Engine 4 no le ha sentado nada bien, y es una lástima, porque es una de las franquicias más queridas y más divertidas que existen actualmente.

Gears 5

Quizá alguno se haya llevado las manos a la cabeza al ver este juego en la lista de los peor optimizados, pero tiene una explicación muy sencilla, y es que supone un paso atrás en términos de optimización frente a Gears of War 4.

A nivel técnico Gears 5 no supone un avance real ni lo bastante marcado frente a Gears of War 4 para justificar la enorme pérdida de rendimiento que presenta frente a aquel. Mantiene una gran variedad de opciones gráficas y utiliza DirectX 12, pero no escala bien en procesadores de más de cuatro núcleos y pide demasiada potencia gráfica para lo que ofrece.

Una GTX 1060 de 6 GB mueve Gears of War 4 al máximo en 1080p manteniendo más de 80 FPS, mientras que en Gears 5 apenas llega a 55 FPS de media.

Como dije es un paso atrás enorme en términos de optimización, y por ello merece cerrar esta lista de los juegos peor optimizados de 2019.

Los juegos mejor optimizados de 2019 en PC

Resident Evil 2 Remake

No solo ha sido uno de los mejores juegos de 2019, también es uno de los mejor optimizados. Es cierto que rinde mejor en DirectX 11 y que no escala bien en CPUs de más de cuatro núcleos, pero ofrece un apartado técnico excelente y funciona de maravilla en gráficas de gama media.

Lo analicé poco después de su lanzamiento, y tuve claro que el motor gráfico RE Engine de Capcom ha dado una enorme lección a los grandes estudios del sector. Resident Evil 2 Remake registra medias de 78 FPS en 1080p con calidad máxima en una modesta RX 570, y supera los 60 FPS de media en una veterana GTX 970.

En efecto, es para quitarse el sombrero ante la excelente optimización que trae este juego a pesar de que, como dijimos, es mejor ejecutarlo bajo DirectX 11.

Si tienes una tarjeta gráfica inferior no te preocupes, la RX 560 de 4 GB logra medias de 40 FPS con calidad máxima en 1080p, mientras que otras como la GTX 1050 Ti registran medias de 43 FPS.

World War Z

Si Greedfall es un ejemplo de por qué debemos olvidarnos de la API DirectX 11 este juego es un ejemplo del valor que ofrece Vulkan en términos de optimización. Personalmente creo que World War Z ha sido una de las grandes sorpresas del año, y también uno de los juegos mejor optimizados.

Escala de manera aceptable en procesadores de hasta seis núcleos, ofrece una calidad gráfica muy buena y tiene unos requisitos muy contenidos, tanto que una RX 570 puede moverlo de forma óptima incluso en 1440p con calidades altas-medias.

En efecto, se lleva especialmente bien con las tarjetas gráficas Radeon de AMD, pero si tienes una tarjeta gráfica de NVIDIA no te preocupes, el rendimiento que ofrece también es excelente, incluso con generaciones relativamente antiguas pero muy populares, como la GTX 970, por ejemplo.

Muy recomendable, sobre todo si vas a jugarlo con amigos, como te contamos en nuestro análisis.

Devil May Cry V

Otra muestra del potencial del RE Engine de Capcom. Este título ha supuesto el regreso, por la puerta grande, de una de las franquicias más importantes de la compañía japonesa. Tuve la oportunidad de analizarlo, y qué puedo decir, es un juego excelente.

Como en el caso de Resident Evil 2 Remake tenemos un juego que no exige demasiado a nivel CPU, aunque sí que escala bien en procesadores con más de cuatro núcleos. Ofrece un apartado gráfico sobresaliente y no pide mucha potencia gráfica.

Todas las tarjetas gráficas de gama media actuales y de la generación anterior pueden moverlo sin problemas en 1080p con calidades máximas manteniendo una fluidez total. Por ejemplo, la Radeon RX 580 de 4 GB puede superar sin problemas los 90 FPS de media.

Si eres fan de la franquicia no deberías perdértelo, y si te gustan los juegos de acción en tercera persona tampoco deberías pasarlo por alto.

Call of Duty: Modern Warfare 2019

La última entrega de la conocida franquicia de Activision trae mejoras gráficas y soporta trazado de rayos acelerado por hardware en tarjetas gráficas NVIDIA.

No es especialmente exigente en lo que a CPU se refiere, ya que funciona bien con procesadores de cuatro núcleos, y tampoco necesita de una GPU tope de gama para ofrecer una buena experiencia.

Con una GTX 1060 de 6 GB o una RX 570 de 4 GB podremos moverlo en calidad máxima con resolución 1080p y mantener 60 FPS estables. ¿No te impresiona? Pues piensa que en 4K y calidad máxima logra 60 FPS estables en una RTX 2080. No, no está nada mal.

Si activamos el trazado de rayos el rendimiento decae, pero sorprende para bien, ya que su impacto es menor de lo que cabría esperar.

Wolfenstein: Youngblood

Otro juego que pude analizar en su momento, y otro ejemplo del valor de la API Vulkan en los desarrollos para PC. Su rendimiento es excelente, sobre todo en gráficas RTX 20 de NVIDIA, gracias a la utilización del sombreador de tasa variable.

Funciona bien en procesadores de cuatro núcleos y ocho hilos, o de seis núcleos en su defecto, y se lleva de maravilla con casi todas las tarjetas gráficas actuales de gama media. Hay que tener en cuenta, eso sí, que tiene una marcada dependencia de la memoria gráfica y que a máxima calidad solo es capaz de ofrecer un rendimiento totalmente óptimo en modelos con más de 4 GB.

Las tarjetas gráficas con menos de 4 GB de memoria gráfica se ven fuertemente penalizadas. Por ejemplo, la GTX 1060 de 6 GB logra más de 90 FPS en 1080p con calidad máxima, mientras que la versión de 3 GB ronda los 50 FPS.

Si subimos la resolución a 4K y mantenemos la configuración al máximo la RTX 2080 logra mantener 100 FPS de media, un dato que termina de explicar por qué decimos que es uno de los juegos mejor optimizados de 2019.

Notas finales

Como hemos podido ver los desarrollos mal optimizados siguen siendo un lastre importante cuando hablamos del gaming en PC, aunque por suerte cada vez más estudios están tomando conciencia y se toman con más calma los procesos de adaptación a compatibles para lograr mejores resultados.

El uso de una API determinada no es una garantía indiscutible de que un juego estará mejor o peor optimizado, y es normal, ya que al final influye también el motor gráfico y el correcto aprovechamiento del hardware a bajo nivel, pero no hay duda de que hoy por hoy Vulkan ha demostrado que es la opción más interesante y con mayor potencial.

Por contra, DirectX 11 es la gran opción a olvida. Todavía nos ha dado algunas alegrías (Resident Evil 2 Remake por ejemplo), pero está obsoleta desde hace mucho tiempo, y debería ser desplazada por completo y cuanto antes por DirectX 12, una alternativa superior que ha demostrado en más de una ocasión que, en buenas manos, puede dar también mucho de sí.

Las mejores implementaciones de Vulkan se han llevado a cabo en Doom 2016, Wolfenstein II: The New Colossus y Wolfenstein: Youngblood, juegos que utilizan el motor gráfico idTech 6, pero como dijimos también ha dado buenos resultados en otros títulos con motores gráficos personalizados y menos conocidos, como World War Z, así que su potencial está a la vista y debería ser el futuro del gaming en PC.

9 Replies to “Los juegos del 2019 para PC mejor y peor optimizados”

  1. De todos esos Games me quedo con el RE2 y el CONTROL fueron los que mas me han gustado, el RDR2 no lo e jugado pero debe estar super tambien aunque vamos a ver la tan mala optimizacion q tiene

  2. Una pregunta maikel, porke realmente me he asustado, aun no he podido coger el borderlands 3 y es una franquicia que realmente quiero dedicarle unas cuantas horas, mi hardware es una Core i3 9100F con una GTX 1660 6 VRAM, crees que podre jugarlo sin problemas en 1080p??? o realmente tendre que jugarlo en medio??

    1. a mi me corre pero con los graficos al piso, tengo que mejorar el hardware para jugarlo en las vacaciones, a mi en lo personal si me gusta mucho.

    2. El greedfall ese no me gusto para nada, mira que le che ganas y x gusto no me motiva. Tiene mecánicas parecidas al Dragon Age pero a mi pensar no le llega ni a los talones a este último.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *