Demandan a Google en Estados Unidos por rastrear la navegación privada

Google se enfrenta a una nueva e importante sanción si los tribunales estadounidenses admiten la demanda interpuesta esta semana contra la compañía. Dicha demanda contra Google se ha presentado porque la compañía invade supuestamente la privacidad de millones de usuarios de Internet efectuando rastreos de su uso de Internet cuando utilizan su navegador con el modo de navegación privado habilitado.

La medida, según Reuters, busca que la compañía tenga que pagar una multa de 5000 millones de dólares, y acusa a Google de recopilar información de forma oculta sobre lo que la gente consulta online y donde navegan, incluso con el modo de navegación en incógnito. Según la demanda, presentada ante el Tribunal Federal de San José, en California, Google recoge datos en Google Analytics, Google Ad Manager y otras aplicaciones y plugins en páginas web. Lo hace incluso a través de las apps para smartphone, e independientemente de si los usuarios hacen click o no mientras navegan en anuncios publicitarios que soporta Google.

De esta forma, Google puede obtener información sobre los contactos, preferencias, hábitos de compra y todo tipo de datos sobre su comportamiento online. Según la demanda, que propone su conversión en colectiva, la compañía «no puede seguir participando en la recopilación encubierta y no autorizada de datos de prácticamente cualquier ciudadano estadounidense que utilice un ordenador o un teléfono«. Está planteada para incluir a millones de usuarios de Google que desde el 1 de junio del pasado año 2016 navegan por Internet en modo privado o incógnito, y tiene como finalidad que cada usuario que se una a la demanda reciba una compensación mínima de 5000 dólares por violar las leyes de privacidad de California y las normas federales sobre escucha.

De acuerdo con la demanda presentada en el tribunal federal de San José, California, Google está recopilando datos a través de varios medios como Google Analytics, Google Ad Manager, así como otras aplicaciones y complementos web. Esto “ayuda al motor de búsqueda a conocer los amigos de los usuarios, sus hobbies, así como sus productos favoritos, sus hábitos de compra, así como las cosas más íntimas y potencialmente embarazosas que los usuarios buscan en Internet”, indica el informe.

Además, la denuncia también afirma que Google “no puede seguir participando en la recopilación encubierta y no autorizada de datos de prácticamente todos los estadounidenses con un ordenador o un teléfono”.

El modo de incógnito o la navegación privada se considera el método más seguro e intimo fuera de las miradas indiscretas. Sin embargo, su autenticidad ha sido cuestionada una y otra vez por los investigadores de seguridad. La demanda busca actualmente una indemnización de 5.000 dólares por usuario por la violación de las leyes federales de escuchas telefónicas así como de las leyes de privacidad de California.

Según Jorge Castaneda, Portavoz de Google, la empresa se defenderá con firmeza de estas acusaciones, y «tal como establecemos claramente cada vez que abres una pestaña de incógnito, las páginas web pueden ser capaces de recopilar información sobre tu actividad de navegación«.

Los usuarios consideran que la navegación privada les mantiene a salvo de la vigilancia, pero los expertos en seguridad no están en absoluto de acuerdo con ello, y llevan tiempo expresando su preocupación porque no solo Google, sino también otras compañías, puedan obtener más información sobre los usuarios aunque utilicen distintos modos de navegación. Además, también pueden unir la información de su navegación privada con la que obtienen con la convencional.

No es ni mucho menos la única sanción a la que se ha enfrentado Google en los últimos años, ya que hasta la fecha acumula varias multas en diferentes países y por distintos motivos. Entre ellos, por la violación de la RGPD, por la que Francia le impuso una sanción de 50 millones de euros el año pasado, a la que se une otra de 150 millones de euros por abuso de posición dominante. Pero las multas más cuantiosas se las ha llevado en la Unión Europea. Sobre todo por monopolio, entre las que destaca una de 4343 millones de euros por el uso de Android que le puso la UE hace dos años y que la compañía apeló en su día. Antes, en 2017, se le impuso otra de 2400 millones de euros por monopolio en las búsquedas.

Una respuesta a «Demandan a Google en Estados Unidos por rastrear la navegación privada»

  1. wow en serio habia personas que creian que con modo incognito ya estaban a salvo de google pobres corderos, si funcionara asi ni tor ni las vpn tendrian razon de existir (excepto para hacerte ver en otro pais)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *