Se presenta la PlayStation 5

Ayer jueves fue el gran día, Sony se jugaba muchas cosas en este evento dedicado a PS5, un evento que, francamente, ha tenido un desarrollo bastante mediocre y que se ha salvado «in extremis» gracias, sobre todo, a la guinda final que nos ha dejado la compañía nipona, y es que por fin hemos podido conocer el diseño final de PS5.

Sony ha presentado PS5, y como podemos ver en las imágenes el diseño está bastante cuidado y tiene, como esperábamos, una línea con pequeños matices que recuerdan a PS4. Sony no ha tenido que optar por un chasis tipo PC compacto como hizo Microsoft con Xbox Series X, ha logrado resolver los problemas que planteaba el kit de desarrollo y ha sabido combinar con acierto los colores azul, blanco y negro que vimos cuando presentó el DualSense.

La sorpresa ha sido mayúscula cuando Sony ha confirmado que lanzará dos versiones de PS5, una con unidad óptica (Blu-ray 4K) y otra totalmente digital, un movimiento que, como recordarán muchos de nuestros lectores, llevó a cabo en su momento Microsoft con la Xbox One All Digital. Cabe esperar que el precio de venta de la versión sin unidad óptica sea, como mínimo entre 50 y 100 euros más barato que el de la versión con unidad óptica, pero todavía no hay nada definitivo. Ambas consolas tendrán una base de especificaciones común, formada por:

• Procesador Zen 2 de 8 núcleos y 16 hilos a 3.5 GHz (máximo).
• GPU Radeon RDNA 2 con 2304 shaders a un máximo de 2.23 GHz.
• Trazado de rayos acelerado por hardware.
• 16 GB de memoria GDDR6 unificada
• SSD de 825 GB con una velocidad de hasta 5.5 GB/s (datos no comprimidos).
• Chip de sonido 3D Tempest.
• Mando DualSense con respuesta háptica.

PS5 tiene una cuenta pendiente con los juegos

Y bastante grande, ya que hemos viso un evento bastante descafeinado cargado de juegos indies y de títulos que no solo no han terminado de mostrar el potencial real de la consola, sino que además estaban limitados, en su mayoría, a secuencias CGI y a escenas de juego prefijadas, con todo lo que ello supone.

Dentro de lo más interesante tenemos a Ratchet & Clank: Rift Apart, un juego que ha demostrado el potencial que ofrecerá la nueva generación gracias al SSD y a la supresión casi total de los tiempos de carga. Fijaos en el tráiler, los cambios entre dimensiones son instantáneos, y nos dejan escenarios totalmente nuevos sin interrupciones. Sin duda lo que más me ha gustado, y francamente lo único que realmente me ha sorprendido.

La presentación de Resident Evil 8 Village ha sido también una agradable sorpresa. A nivel gráfico el juego luce de maravilla, y muestra un salto considerable frente a Resident Evil 7. Horizon II Forbidden West y el remake de Demon´s Souls han sido otros dos títulos importantes que, como los anteriores, Sony decidió reservar para el final.

En líneas generales la conclusión es clara, demasiado CGI y escenas de juego enlatadas (de manera similar a al presentación de XBox Series X), y nada verdaderamente sorprendente más allá de los cambios de dimensiones que presenta Ratchet & Clank: Rift Apart. Al fin y al cabo creo que es comprensible, ya que PS5 utiliza tecnología que, con la excepción de ciertos aspectos del SSD, estaba disponible en PC desde hace bastante tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *