Samsung regresa al diseño personalizado de SoCs con ayuda de ARM y AMD

Si bien Samsung había anunciado que abandonaría el desarrollo de sus propios silicios ARM personalizados, parece que la compañía ha cambiado de opinión, y es que ahora con Huawei fuera de juego, y con una industria de ordenadores de consumo y servidores moviéndose a la arquitectura ARM, un silicio de este tipo cobraría un gran protagonismo, y valor, en un futuro muy cercano.

Fuentes surcoreanas aseguran que Samsung tiene un objetivo muy importante: convertirse en el líder del sector SoC para smartphones, una meta que empezará a cumplir con el Exynos 1000, un chip de alto rendimiento que, según las últimas informaciones que hemos tenido la oportunidad de ver, podría tener una versión para PCs compactos y para portátiles.

Parece que Samsung ha aprendido de los errores cometidos con el SoC Exynos 990, un chip que simplemente no ha estado a la altura de las circunstancias, ya que no solo rinde peor que el Snapdragon 865 de Qualcomm, sino que además registra unas temperaturas de trabajo mucho más elevadas, con todo lo que ello supone cuando hablamos de dispositivos donde el espacio es tan limitado.

El SoC Exynos 1000 representará, en teoría, la vuelta de Samsung al buen camino en lo que a chips se refiere, y para darle forma el gigante surcoreano tiene claro todo lo que necesita: núcleos ARM personalizados para la CPU y una GPU Radeon de AMD, basada en un diseño personalizado y adaptado de la arquitectura RDNA.

Según los últimos rumores de la industria, Samsung estaría desarrollando dos núcleos de alto rendimiento basados en la arquitectura ARM para ser lanzados en 2021 y 2022, los cuales serán integrados en sus propios SoC Exynos. Si bien la compañía indicó que cerraría sus instalaciones de desarrollo de núcleos Custom que tenían en Texas, para que esta decisión haya tenido lugar se ha asociado con ARM y AMD, los cuales le ayudarán a hacerlo posible.

¿Qué especificaciones podría tener el SoC Exynos 1000?

Todavía no hay nada definitivo, pero la fuente de la noticia indica claramente que Samsung está trabajando con ARM para dar forma a una nueva CPU que estará basada en los núcleos Cortex-X1, una arquitectura que permite una mejora de rendimiento de hasta un 30%, y que podría alcanzar niveles superiores gracias al añadido de capas de personalización.

Tenemos solucionado el tema de la CPU para dar forma a ese SoC Exynos 1000, pero si Samsung quiere derribar de verdad a Qualcomm necesita abandonar las GPUs Mali, ya que su rendimiento es mucho menor que el de las Adreno que utilizan los SoCs Snapdragon. Para conseguirlo, la compañía surcoreana lleva un tiempo colaborando con AMD para desarrollar una GPU Radeon RDNA adaptada a las particularidades del sector smartphone.

Business Korea indica que esta asociación estratégica de Samsung, ARM y AMD le permitirá desarrollar un SoC que rivalizará con los SoCs tope de gama futuros de Qualcomm tanto en términos de rendimiento como consumo energético. Los núcleos personalizados de Samsung se basarán en la arquitectura tope de gama de ARM conocida como Cortex-X, mientras que los gráficos integrados estarán firmados por AMD bajo la arquitectura RDNA2 prometiendo destrozar los futuros gráficos Adreno y ofrecer una solución real para dar vida a equipos portátiles de alto rendimiento con un muy bajo consumo energético, esperando que esto sea una posibilidad con sus SoCs Exynos 1000 Series con un proceso de fabricación de 5nm.

Por otro lado, Samsung también quiere superar a Qualcomm actualizando su Unidad de Procesamiento Neuronal (NPU) y los módems de comunicación utilizados para la línea de chips Exynos. La empresa intentará hacerlo posible aumentando la fuerza de trabajo en hasta diez veces de aquí al 2030. Si bien la marcha de Huawei perjudicaba al mercado en términos de competitividad, al menos esto ha permitido a Samsung reconsiderar su postura en el mercado y no regalarle el mercado a Qualcomm y Apple.

Por último, aunque no por ello menos importante, Samsung también tiene claro que debe mejorar el rendimiento de la unidad de procesamiento neuronal, y está destinando una gran cantidad de dinero y de personal para pulir dicho componente y crear soluciones cada vez más potentes y eficientes.

No tenemos detalles sobre las posibles especificaciones de ese SoC Exynos 1000, pero podemos esperar, como mínimo, una configuración de ocho núcleos a nivel CPU divididos en dos bloques, uno de alto rendimiento y otro de alta eficiencia, y una GPU de alto rendimiento capaz de superar sin problemas a la Adreno 650 de Qualcomm.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *