Intel lanza Tiger Lake de 11a generación: hasta 4.8 GHz a 50 W, 2x GPU con Xe y nueva marca

El gigante del chip ha presentado en sociedad sus nuevos procesadores Intel Core 11 basados en la arquitectura Tiger Lake, una nueva generación de CPUs de bajo consumo y alto rendimiento que utiliza el proceso de fabricación de 10 nm++, más conocido como «SuperFin».

Lo que ya sabemos

Recapitulando lo que aprendimos en el Día de la Arquitectura de Intel 2020 , la forma estándar de Tiger Lake es un procesador de cuatro núcleos con una arquitectura de gráficos actualizada basada en el último proceso de fabricación de Intel.

Estos nuevos procesadores de 11 th Generation Core utilizan cuatro de los últimos núcleos de Intel construidos con la microarquitectura Willow Cove, una versión ligeramente modificada de la microarquitectura Sunny Cove que se encuentra en los procesadores Intel de 10 th Generation Ice Lake. Estos nuevos núcleos ofrecen más rendimiento que antes, alcanzando un máximo de 4.8 GHz en comparación con los 4.0 GHz vistos en la generación anterior, una mejora del 20%. Sin embargo, las mejoras subyacentes en el rendimiento de reloj por reloj son mínimas, y Intel, en cambio, se centra en esa ganancia de frecuencia.

La razón de la ganancia de frecuencia proviene del proceso de fabricación, anteriormente el proceso 10 ++ de Intel, renombrado una vez a 10+ y luego nuevamente durante el Día de la Arquitectura a su nuevo nombre: la tecnología SuperFin de 10nm de Intel. El objetivo de este proceso de fabricación era doble: en primer lugar, aumentar la eficiencia y la escalabilidad para permitir frecuencias más altas, pero también mejorar los rendimientos. Como resultado, veremos a Intel reclamando frecuencias más altas, que conducen a un mayor rendimiento, a niveles de potencia similares a la generación anterior. Estos núcleos admiten AVX-512, así como las bibliotecas de aceleración DL-Boost de Intel.

En el lado de los gráficos, Tiger Lake utiliza la nueva arquitectura gráfica X e -LP de Intel , que la compañía también detalló en el Día de la Arquitectura; tenemos un artículo separado que explica las diferencias . En pocas palabras, X e -LP aumenta el recuento de subprocesos sin procesar y el recuento de cálculo por unidad de ejecución (EU), así como la jerarquía de caché y algunas funciones de aceleración. Para Ice Lake, vimos 64 EU funcionando a 1100 MHz, mientras que para Tiger Lake veremos 96 EU (+ 50%) funcionando a 1350 MHz (+ 22%). Agregue algunos de los otros beneficios y supuestamente deberíamos ver una mejora del doble en el rendimiento de los gráficos en comparación con la generación anterior en papel. Para el cálculo de AI, los gráficos también admiten instrucciones DP4A para cargas de trabajo de inferencia INT8.

La canalización de visualización de gráficos se ha mejorado, con soporte para decodificación AV1, así como canales de visualización para hasta cuatro pantallas 4K60 o una sola pantalla 8K60. Hay un puerto de visualización directo a la memoria para mejorar la latencia: el soporte de memoria en Tiger Lake incluye LPDDR4X-4267 (hasta 32 GB), DDR4-3200 (hasta 64 GB), y cuando esté disponible, veremos dispositivos LPDDR5-5400 en 2021. Para los aceleradores, Intel también ha mejorado su Acelerador Neural Gaussiano a la versión 2.0, para ayudar a descargar cargas de trabajo de inferencia de IA más simples, como la cancelación de ruido.

Otras mejoras a Tiger Lake incluyen soporte nativo Thunderbolt 4, con el controlador integrado en la CPU que permite hasta cuatro puertos TB4 por dispositivo. La compatibilidad con Wi-Fi 6 también se habilita a través de una interfaz CNVi. Los algoritmos de potencia / frecuencia de Intel también se actualizan, lo que permite la potencia y los relojes escalados por separado en la CPU, la GPU y la estructura de memoria. Intel declaró que ha duplicado el ancho de banda interno de la estructura, lo que permite que todas estas partes se comuniquen entre sí con más datos.

Los procesadores Tiger Lake representan un salto generacional importante que parte de varias claves importantes:

• Un rediseño importante a nivel de transistores.
• Una GPU basada en la arquitectura Intel Xe (Gen12).
• Una revisión profunda que afecta casi todos demás los elementos que se integran en el encapsulado.

Todos esos cambios, y esas mejoras, han convertido a los procesadores Intel Core 11 en un salto evolutivo más importante de lo que imaginábamos. La GPU integrada Xe es, sin duda, uno de los pilares centrales de esa evolución, pero no el único, como hemos anticipado, así que vamos a lanzar una mirada en profundidad para descubrir todas las claves de esta nueva generación.

Intel Core 11: un 20% más de rendimiento CPU y una GPU integrada muy potente

Los detalles con los que deberíamos empezar de inmediato son los procesadores. Intel tiene dos categorías de partes de Tiger Lake, que van desde 7 W hasta 28 W. Intel esta vez las presenta de manera un poco diferente. Los procesadores superiores de 12-25 W se conocen técnicamente como procesadores ‘UP3’, o lo que solíamos llamar hardware de la serie U. Estos procesadores solían tener un TDP nominal de 15 W, pero las compañías de computadoras portátiles pueden aumentar o disminuir la potencia dependiendo de cómo construyan sus sistemas.

Para Tiger Lake, Intel ha eliminado el concepto de ‘TDP nominal’, en su lugar afirmando que ‘ TDP no es útil ‘ para sus socios o sus clientes para esta línea de productos. Esto es algo con lo que en AnandTech no estamos de acuerdo: el punto de diseño térmico de un procesador permite a los socios, clientes y prensa permitir decisiones de diseño o habilitar métricas de rendimiento de un vistazo. Al no proporcionar ese TDP nominal y, en su lugar, insistir en que los socios OEM ‘pueden elegir entre 12W y 28W’, ofusca a propósito el rendimiento del usuario final.

Con ese fin, como Intel no proporciona un TDP nominal, la forma en que informa las frecuencias base tiene que cambiar. Las propias tablas de especificaciones de Intel enumeraban frecuencias base muy altas en comparación con la generación anterior, y no fue hasta mucho más tarde que descubrimos (tenga en cuenta que no nos dijeron) que las frecuencias base presentadas estaban relacionadas con el modo de operación de 28 W. Por lo tanto, cualquier comparación con la generación anterior que use estos números en la tabla proporcionada se vuelve nula y sin efecto, y significa que en AnandTech tenemos que presentar nuestros datos de una manera diferente: tenemos que agregar otra columna para complicar mucho más las cosas.

En última instancia, es el número de 12 W el que debería ser más aplicable a los usuarios finales si quieren compararlo con la generación anterior. Es probable que este sea el número que usemos en el futuro cuando hablemos de estos procesadores.

Para la pila de procesadores, el extremo superior es el Core i7-1165G7 de Intel, un procesador de cuatro núcleos con hyperthreading y los 12 MB completos de caché L3. Tiene una frecuencia base de 1,2 GHz a 12 W, una frecuencia base de 3,0 GHz a 28 W, una frecuencia turbo de un solo núcleo de 4,8 GHz y una frecuencia turbo de todos los núcleos de 4,3 GHz. Para gráficos, tiene los 96 EU disponibles completos, funcionando a la frecuencia máxima de 1350 MHz. El soporte de memoria aparece como LPDDR4X-4266 y DDR4-3200.

Intel divide sus procesadores por número de núcleos, gráficos y frecuencias. Todo lo que aparezca en la lista ‘G7’ significa la clase más alta de gráficos, aunque vale la pena señalar que esto significa 96 EU para las partes del Core i7, pero solo 80 EU para el Core i5 (que también tiene menos caché L3). Debajo se encuentran los gráficos G4, con solo 48 unidades de ejecución habilitadas. Solo el Core i7-1165G7 superior también obtiene la frecuencia de gráficos más alta. Los procesadores Core i3 tienen una reducción en el soporte de memoria, y ese Core i3-1115G4 inferior solo tiene dos núcleos.

Los procesadores de 7-15 W son los antiguos procesadores de la ‘serie Y’, ahora conocidos como UP4.

En la parte superior está el Core i7-1160G7, con los cuatro núcleos habilitados con hyperthreading y 12 MB de caché L3. Este procesador tiene un reloj base de 1,2 GHz, un turbo de un solo núcleo de 4,4 GHz y un turbo de todos los núcleos de 3,6 GHz. Las 96 unidades de ejecución funcionan a 1,1 GHz y solo se admite la memoria LPDDR4X, hasta 4266 MT / s. Todos los procesadores admiten cuatro carriles PCIe 4.0.

Solo hay un Core i7 en este furor, y la parte Core i5 tiene menos EU y frecuencias más bajas, antes de que las partes Core i3 se dividan en quad-core y dual core con solo 48 EU por pieza.

Estos procesadores encajan en la envolvente de potencia UP4 principalmente debido a que la frecuencia base es tan baja, un rasgo de los procesadores de baja potencia de Intel a lo largo de los años.

El objetivo de estas piezas es pasar de diseños sin ventilador alrededor de 9 W con el UP4, y luego hasta 28 W quizás con una GPU discreta a 28 W. Al igual que con la generación anterior de portátiles de la décima generación de Intel , esperamos ver algunos diseños de Tiger Lake que toman los procesadores de mayor rendimiento y permiten modos de mayor potencia, en ese rango de 25-28W. Esto permitirá que estos productos ofrezcan un mejor rendimiento sostenido después de que finalice el período turbo, como para el renderizado y la codificación de video.

La tecnología turbo boost de Intel ha sido objeto de mucho escrutinio últimamente, principalmente por ver cifras de potencia impresionantemente altas dentro de ese período turbo. Intel afirma que los mecanismos Turbo están ahí para aprovechar las mejoras en el diseño del sistema hasta que el sistema tenga otros factores que tengan prioridad, como las térmicas yo la potencia. Esta vez, Intel explica que Tiger Lake tiene mejores algoritmos turbo, lo que permite que el sistema turbo CPU / GPU / fabric según sea necesario dentro de la ventana turbo. Todo el sistema es un circuito de retroalimentación que toma entradas como la carga de trabajo, los sensores del sistema, los límites de potencia y un equilibrador para encontrar las frecuencias correctas.

Entonces, mientras que el valor ‘TDP’ de Intel, también conocido como Límite de potencia 1, varía entre 7 W y 28 W, según el sistema en el que esté instalado, el nivel de potencia en los modos turbo puede ser mucho mayor. Hemos visto este nivel de potencia secundario, PL2, aumentar a lo largo de los años a +4 W sobre TDP a +20 W sobre TDP. En la generación anterior de Ice Lake, vimos procesadores de 15 W con un máximo de 44 W en modo turbo. Intel incluso proporciona un diagrama útil:

¿Qué significa esto para Tiger Lake? Según los propios números de Intel, la potencia máxima del turbo es de alrededor de 50 W, ya sea cuando está enchufado o apagado. Intel desea señalar que administra sus algoritmos turbo para garantizar una experiencia constante para sus clientes, ya sea que el sistema tenga acceso a la alimentación de la pared o dependa de la batería.

A diferencia de la última generación, donde pudimos probar las propias plataformas de desarrollo móvil de Intel antes de un lanzamiento, no estamos seguros de qué producto de Tiger Lake será el primero en probar en nuestros laboratorios. Será interesante ver qué nos envían y cómo funciona ese sistema en comparación.

En la página, lea sobre la nueva marca de Intel, Intel Evo, el rendimiento de Tiger Lake y los futuros anuncios de Intel.

Los nuevos procesadores Intel Core 11 utilizan un nuevo proceso de fabricación conocido como «SuperFin». Estamos ante los sucesores de los procesadores Intel Core 10 basados en Ice Lake, y fabricados en proceso de 10 nm+, lo que significa que esta nueva generación utiliza un proceso que podríamos considerar como 10 nm++. El nuevo «+» indica claramente un «tock», lo que apunta a un aumento del IPC, y sí, en esta ocasión el aumento de rendimiento a nivel de CPU que ha conseguido el gigante del chip ha sido realmente grande.

Según el gigante del chip, los núcleos Willow Cove utilizados en los procesadores Intel Core 11 basados en Tiger Lake ofrecen un 20% más de rendimiento que los núcleos Sunny Cove presentes en los procesadores Ice Lake. Pero esto no es todo, el nuevo proceso que ha utilizado Intel, unido al rediseño introducido a nivel de transistores, ha permitido al gigante del chip reducir la resistencia eléctrica sin comprometer la integridad de las puertas lógicas, una mejora muy importante que se traduce en unas frecuencias de trabajo muy elevadas (hasta 4,8 GHz) con unos voltajes reducidos (menos consumo y calor generado).

A nivel interno, nos encontramos con una configuración que conocemos de sobra. Los Intel Core 11 basados en la arquitectura Tiger Lake estarán disponibles versiones de cuatro núcleos y ocho hilos y de dos núcleos y cuatro hilos. En la imagen adjunta podemos ver todos los modelos que ha confirmado Intel, sus frecuencias de trabajo y también la cantidad de unidades de ejecución que integran sus GPUs. Recordad que cada unidad de ejecución equivale a 8 shaders, lo que significa que el modelo más potente que suma 96 unidades de ejecución equivale a 768 shaders.

El salto que representan los procesadores Intel Core 11 a nivel de rendimiento bruto en aplicaciones que dependen de la CPU es muy marcado. Las demostraciones que ha realizado Intel durante el evento confirman que estamos ante una evolución real y profunda de la arquitectura Core, y no ante un simple refinamiento con frecuencias de reloj ajustadas al máximo. Sin embargo, lo mejor ha venido cuando hemos visto la sinergia que ha sabido crear Intel entre los diferentes elementos que concurren en el encapsulado de los Core 11.

Gracias a esa sinergia, el procesador y la GPU integrada pueden sacar adelante flujos de trabajo que requieran de un buen rendimiento CPU y que sean capaces de aprovechar una unidad gráfica de alto rendimiento para acelerar la carga. Como podemos ver en las imágenes adjuntas, esto permite a los Intel Core 11 superar, incluso, a soluciones tan avanzadas como el Ryzen 7 4800U, que cuenta con una CPU de 8 núcleos y 16 hilos acompañada de una GPU Radeon Vega 8 con 512 shaders.

La arquitectura Intel Xe Gen12 representa un salto generacional tan grande que prácticamente dobla el rendimiento de las Intel Gen11, utilizadas en los procesadores Intel Core 10 basados en Ice Lake. La evolución ha sido tremenda, tanto que con estas nuevas soluciones gráficas integradas podemos, por fin, disfrutar de juegos en resolución 1080p con calidades medias o altas, dependiendo de las exigencias de cada título en concreto, y sí, con un buen nivel de fluidez.

Si comparamos la Intel Xe Gen12 de 96 unidades de ejecución con una GeForce MX350 vemos que ambas ofrecen un rendimiento muy similar, tanto que prácticamente podríamos hablar de un empate técnico. Con esto en mente, no me sorprende que NVIDIA anunciase recientemente la GeForce MX450, ya que con el lanzamiento de los Intel Core 11 con gráficos Intel Xe la GeForce MX350 deja de tener sentido.

Al extender la comparativa frente a la APU Ryzen 7 4800U tenemos también unos resultados bastante claros, la Intel Xe Gen12 supera sin problema a la Radeon Vega 8, puesto que se impone en todas las pruebas, sin excepción.

En la imagen que os dejamos a continuación podéis ver un desglose completo de todos los elementos, a nivel de silicio, que dan vida a un procesador Intel Core 11. La GPU integrada es el elemento que más espacio ocupa, y justo encima de ella se sitúan los cuatro núcleos Willow Cove, que cuentan con mejoras a nivel de caché L1 y L3. También podemos apreciar mejoras en el sistema de inteligencia artificial, en los controles de alimentación y en la controladora de memoria, que ahora soporta configuraciones con hasta 32 GB de LPDDR4X a un máximo de 4266 MHz.

Rendimiento Intel Tiger Lake de 11.a generación Core

Como de costumbre, publicar números de rendimiento no es realmente lo nuestro; preferimos tener el hardware a mano y probarlo nosotros mismos. Intel tiene la costumbre de no indicar las configuraciones completas del sistema durante sus presentaciones, y más bien de dirigir a la prensa para que mire una sección de un sitio web después del hecho. Con ese fin, no vamos a volver a publicar montones de números de Intel aquí. Los números de alto nivel que quizás estén con la promoción son los siguientes.

Al comparar un sistema Intel Core i7-1165G7 Tiger Lake con un sistema AMD Ryzen 7 4800U (ambas configuraciones se desconocen en este momento), Intel afirma que tiene las siguientes ventajas de rendimiento:

+ 28% Computación (SYSmark 25)
+ 67% Gráficos (3DMark Fire Strike)
+ 300% IA (MLPerf)

Como siempre, la necesidad de Intel de promover el ‘rendimiento utilizando puntos de referencia del mundo real’ se contrapone al hecho de que también publica este tipo de pruebas sintéticas, especialmente cuando las configuraciones del sistema ya no se proporcionan directamente donde están los números en la presentación. Intel tiene ‘puntos de referencia del mundo real’, directamente en la siguiente diapositiva, pero para la diapositiva n. ° 4 en un día de anuncios, ofrecer sintéticos, especialmente los que se sabe que favorecen a Intel, es un poco frustrante. Seguramente un número agregado de esas pruebas del mundo real sería un mejor punto de partida para cualquier presentación.

Tecnologías de última generación para crear valor más allá del rendimiento bruto

Los nuevos procesadores Intel Core 11 representan una mejora clara en términos de rendimiento, pero también se integran en una plataforma de última generación rodeada de tecnologías que crean un importante valor añadido, y que concurren en el conocido estándar Project Athena.

Como sabrán muchos de nuestros lectores, Project Athena es una certificación que garantiza que un equipo cumple con una serie de requisitos mínimos, necesarios para garantizar una buena experiencia de uso. En efecto, es una especie de «distintivo de calidad» que permite al consumidor tener claro, de una manera sencilla y sin necesidad de conocimientos técnicos previos, que un determinado portátil será capaz de ofrecer no solo un buen rendimiento, sino también una buena movilidad, conectividad de última generación y una elevada autonomía.

Estas son las claves más importantes que definen al nuevo estándar Project Athena:

• Procesadores Intel i5 o i7 basados en la arquitectura Tiger Lake.
• 8 GB de DRAM de doble canal, como mínimo
• 256 GB de almacenamiento SSD, como mínimo.
• Más de 16 horas de autonomía en reproducción de vídeo.
• Más de 9 horas en navegación web.
• Sistema de carga rápida que proporcione cuatro horas de uso con media hora de carga.
• Conectividad WiFi 6 Gig+ y Thunderbolt 4.
• Sistemas de identificación por huella o facial.
• Pantallas de 12 y 15.x pulgadas a una resolución mínima de 1080p.
• Teclado retroiluminado y soporte para punteros.
• Inicio instantáneo desde el estado de reposo, sin esperas.

En este sentido, la plataforma Intel Evo representa un valor muy importante cuando hablamos de la experiencia de uso, ya que, como podemos ver en la imagen adjunta, abarca aspectos tan necesarios como la recarga rápida, la respuesta instantánea desde estados de suspensión y la conectividad inalámbrica.

Los procesadores Intel Core 11 basados en Tiger Lake cuentan con conectividad Wi-Fi 6 de alta velocidad, son compatibles con el estándar PCIE Gen4, que ofrece un mayor ancho de banda y eleva el rendimiento de las unidades SSD PCIE hasta los 7 Gbps, y utilizan conectores Thunderbolt 4, un estándar que permite alcanzar velocidades de hasta 40 Gbps.

Por lo que respecta al rendimiento en inteligencia artificial, los procesadores Intel Core 11 lo han multiplicado por cinco. Es un salto enorme, pero lo más interesante es que Intel ha sido capaz de darle un uso práctico tan sencillo como útil, implementando, por ejemplo, la cancelación de ruido ambiental a través de inteligencia artificial cuando utilizamos los micrófonos de nuestro portátil.

Intel ha confirmado una importante alianza con los principales OEMs internacionales, entre los que se encuentran nombres como ASUS, HP, Lenovo y Dell, que ya han empezado a presentar sus nuevos portátiles equipados con procesadores Intel Core 11 basados en la arquitectura Tiger Lake. Si todo va según lo previsto, esos nuevos equipos empezarán a llegar durante los próximos meses.

6 respuestas a «Intel lanza Tiger Lake de 11a generación: hasta 4.8 GHz a 50 W, 2x GPU con Xe y nueva marca»

  1. Yo no vi nada de malo en la presentación, al contrario, todo muy común y como se esperaba. A muchos no les importará pq tienen PC de escritorio pero a personas como yo que solo uso laptop por ahora ya que tengo q estar moviéndome para la escuela y la pincha me conviene muchísimo una certificada Project Athena, o simplemente q tenga un buen rendimiento tanto eléctrico como de procesamiento y ahora con el plus de la potencia gráfica está mas que perfecto siendo un alivio para el bolsillo de muchos. Todo un acierto de Intel para la gama portátil ahora a esperar a los Desktop y que nos deparará con los nuevos Ryzen.

  2. Al dia siguiente de esta presentacion, es decir ayer o antier, la jefa de comunicaciones y Vicepresidenta Corporativa de Intel present’o su renuncia
    Al parecer, los rumores indican que en el evento de los Tiger Lake hubieron cosas que no gustaron.
    Tal y como recogió la cuenta de YouTube de Gamer Nexus, durante dicho evento, en la presentación se nombró “competición” y derivados en 27 ocasiones, se nombro a AMD en 12 ocasiones, “i7” en 2 ocasiones, y en todo el evento, literalmente, únicamentement un procesador Tiguer Lake

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *