Más malas noticias para Intel

Las acciones de Intel se desploman (-11%) tras anunciar sus ingresos fiscales

Ya anunciábamos que la madrugada de hoy Intel anunció sus resultados financieros, pero íbamos a esperar a que abriera la bolsa para anunciar la noticia, y el motivo es evidente, las acciones de la compañía se han desplomado, cayendo en más de un 11 por ciento en el momento de la redacción, lo que ya nos adelanta que las cosas no están para nada bien en la compañía azul.

Para resumiros la información, en el negocio de los Centros de Datos abundan los números en rojo, y es que las división de Data Center Group (DCG) presentó una caída del 7 por ciento en ingresos respecto al Q3 2019; IOTG (Internet de las Cosas) presentó una caída del 33 por ciento, Mobileye un crecimiento del 2%, el Memory Storage Group (NSG) presentó una caída del 11 por ciento y el Programmable Solutions Group (PSG) una caída del 19 por ciento.

Si hablamos de ingresos, también se marca el segundo trimestre consecutivo donde se redujeron los ingresos respecto al mismo periodo del año anterior, concretamente esta vez reportando 18.300 millones de dólares respecto a los 19.200M del Q2 2019, lo que supuso una caída del 4.7 por ciento.

Si hablamos de flujo de dinero de las operaciones, el resultado son 25.500 millones de dólares respecto a los 32.000 millones del Q3 2019. Si hablamos del beneficio antes de intereses e impuestos, nos quedamos en 5.100 millones de dólares frente a los 6.400 millones del Q3 2019.

Intel avisa, actualmente no es capaz de fabricar todas sus CPUs con su proceso de fabricación de 7nm

Ayer fue un mal día para Intel, el valor de sus acciones terminaron cayendo un 10.58 por ciento tras revelar los resultados financieros del tercer trimestre (Q3 2020), pero otro de los motivos que incentivaron su caída está en que la compañía reveló que no podrá hacer frente a la fabricación de todas sus futuras CPUs empleando su propio proceso de fabricación de 7nm, y esto implica usar a una fábrica externa, y todos los rumores que llevamos escuchando desde el año pasado dan por hecho que TSMC le ayudará en el proceso.

Si no emplean una fábrica externa, tendrán que duplicar la capacidad de producción, y viendo como está la situación actual, parece que no es una opción plausible para la compañía.

“Así que, mientras pensamos en el 2023 y más allá, estamos viendo los productos necesarios en ese momento. Y estamos evaluando nuestro proceso [de fabricación] frente a otros procesos de terceros. Y los criterios fundamentales, como se puede imaginar, son a nivel macro bastante simples: calendario y predictibilidad de los plazos, el rendimiento de los productos y la economía con la cadena de suministro, y nuestra capacidad para controlar la cadena de suministro lo mejor posible”, dijo Bob Swan, CEO de Intel, en la llamada con los inversores.

“Así que los criterios son relativamente simples y estamos evaluando cada uno de ellos a medida que salimos de 2020 y realmente a principios de 2021, porque ese es el momento en que tendremos que tomar la determinación de si vamos a estar comprando más equipamiento para aumentar la producción a 7nm o si una fundición de terceros agregaría esa capacidad.”

“Y como dije en mis observaciones, probablemente no es un todo o nada; es probablemente una mezcla en términos del mejor camino para asegurar que tengamos una cadencia predecible de productos de liderazgo para 2023 y 2024 como creemos que tendremos en el 2020, 2021 y 2022. Y aprenderemos mucho más como lo hemos hecho en los últimos 90 días durante el curso de los próximos 90 días y creo, estar en una posición bastante buena para exponer nuestra decisión en el plazo de enero”.

Ninguno de estos comentarios nos pilla por sorpresa, y es que hay que recordar que en enero de 2020, ya se había filtrado que Intel usaría los 7nm de TSMC para fabricar sus GPUs, aunque a finales de julio se reveló las siguientes noticias: TSMC recibe un pedido de 180.000 obleas @ 6nm de Intel para dar vida a estas GPUs debido a que no tenía acceso ya a ninguna producción a 7nm, y justo después llegó TSMC fabricaría varias familias de CPUs y GPUs de Intel @ 7nm y 6nm.

Ahora sólo quedará esperar que Intel confirme toda la información, algo que lógicamente le afectara, ya que significa que necesitan depender de una fundición externa para salir del hoyo en el que se están metiendo y revertir la situación.

Intel reduce drásticamente los precios de sus procesadores Intel Core de 9ª Gen

Intel ya ha empezado a limpiar stock de los procesadores Intel Core de 9ª Generación (Coffee Lake Refresh), y es que al otro lado del charco ya se están comenzando a tirar los precios, y es que por ejemplo el Intel Core i9-9900K de 8 núcleos ha bajado hasta alcanzar los 319,99 dólares, mientras que por ejemplo el Intel Core i7-9700K, de 8 núcleos también, baja a los 219,99 dólares.

El motivo no es otro que luchar con una futura limpieza de stock de los procesadores AMD Ryzen 3000, así que ver un Core i9 por 319,99 dólares es un buen indicio, y aún más cara a un futuro cercano cuando la compañía comience a limpiar la 10ª Generación de CPUs cara al lanzamiento de los Intel Rocket Lake-S en marzo, por lo que Intel ahora sólo puede imitar la estrategia pasada de AMD, que es vender a precios más baratos que la competencia para ir aumentando en cuota de mercado.

• Intel Core i9-9900K – 8 núcleos / 16 hilos – 319.99 dólares
• Intel Core i7-9700K – 8 núcleos / 8 hilos – 219.99 dólares
• Intel Core i5-9600K – 6 núcleos / 6 hilos – 169.99 dólares
• Intel Core i9-9900 – 8 núcleos / 16 hilos – 329.99 dólares
• Intel Core i7-9700F – 8 núcleos / 8 hilos – 189.99 dólares
• Intel Core i5-9400 – 6 núcleos / 6 hilos – 149.99 dólares
• Intel Core i3-9100F – 4 núcleos / 4 hilos – 69.99 dólares
• Intel Pentium Gold G5400 – 2 núcleos / 4 hilos – 49.99 dólares

2 respuestas a «Más malas noticias para Intel»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *