Xiaomi es añadido a una lista negra por la administración Trump

A días de que finalice el mandato de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, los departamentos de Comercio y Defensa han impuesto una serie de nuevas restricciones a grandes empresas chinas. Por asuntos y preocupaciones de seguridad el Departamento de Defensa suma a Xiaomi a su lista que le prohíbe a cualquier empresa o inversor estadounidense invertir en la compañía con sede en China.

Un total de nueve empresas han entrado en la lista de entidades restringidas por los dos departamentos gubernamentales de Estados Unidos. Según recoge Financial Times, alegando preocupaciones de seguridad, el Pentágono (Departamento de Defensa) incluyó durante el día de hoy a Xiaomi en la lista de empresas con presunto vínculo con el ejército chino.

En diferente lista que Huawei, con distintas restricciones que Huawei

De los últimos años el caso más sonado de restricciones a empresas chinas por parte de Estados Unidos es sin duda alguna el de Huawei. Con el bloqueo de 2019 la Administración Trump impidió que cualquier empresa estadounidense tuviese negocios y colaboraciones con Huawei. En el caso de hoy no es así, Xiaomi ha entrado en una lista diferente, gestionada por el Departamento de Defensa y no por el Departamento de Comercio.

La lista del Departamento de Defensa existe desde 1999 y diferentes empresas han pasado por ella a lo largo de las dos décadas. Estar en esta lista para Xiaomi significa que el gobierno estadounidense cree que Xiaomi tiene vínculos con el ejército chino. Vínculos lo suficientemente estrechos como para que represente una amenaza potencial para Estados Unidos, según el Pentágono.

Como consecuencia, no se prohíbe exactamente que todas las empresas estadounidenses dejen de tener relaciones con Xiaomi. Se prohíbe que inversores estadounidenses inviertan en Xiaomi. Por lo tanto Xiaomi no va a sufrir los mismos estragos que Huawei perdiendo por ejemplo los servicios de Google y el uso de tecnologías estadounidenses para la fabricación de sus teléfonos.

Además de Xiaomi, entre las últimas empresas añadidas se incluye SMIC, el mayor fabricante chino de chips. La motivación es la misma, según el Departamento de Defensa: «estamos decididos a resaltar y contrarrestar la estrategia de desarrollo de la Fusión Civil-Militar de la República Popular de China, que apoya los objetivos de modernización del Ejército Popular de Liberación al garantizar su acceso a tecnologías avanzadas y experiencia adquirida y desarrollada incluso por las empresas, universidades y programas de investigación de China que aparecen como entidades civiles».

En ese mismo grupo están incluidas las tres principales operadoras de telecomunicaciones chinas, China Mobile, China Unicom y China Telecom, y otras muchas empresas chinas donde los estadounidenses no pueden invertir.

No obstante, sí que puede provocar que las acciones de Xiaomi caigan en bolsa. La acción en estos momentos ya ha caído casi un 10% en las últimas cuatro horas. Los estadounidenses tendrán que vender todas sus acciones de Xiaomi antes del 11 de noviembre de 2021.

Un portavoz de Xiaomi nos indica lo siguiente:

“La Compañía ha cumplido con la ley y ha operado de conformidad con las leyes y regulaciones pertinentes de las jurisdicciones donde realiza sus negocios. La Compañía reitera que brinda productos y servicios para uso civil y comercial. La Compañía confirma que no es propiedad, no está controlada ni afiliada con el ejército chino, y no es una “Compañía Militar Comunista China” definida bajo la NDAA. La Compañía tomará el curso de acciones apropiado para proteger los intereses de la Compañía y sus accionistas”.

“La Compañía está revisando las posibles consecuencias de esto para desarrollar una comprensión más completa de su impacto en el Grupo. La Compañía hará más anuncios cuando sea apropiado”.

¿Cómo queda Xiaomi?

Como decíamos arriba y en principio, Xiaomi no se enfrenta a las restricciones comerciales que sí tiene Huawei, en materis de suministro de componentes y tecnología, pero es obvio que su situación se puede complicar y mucho en plena expansión internacional que le ha llevado al top-3 de venta de smartphones.

Grandes tecnológicas como Qualcomm, tendrán que vender su participación en Xiaomi y aunque no tenga prohibido (de momento) la venta de componentes como a Huawei, se complicará el suministro de chipsets que de manera preferente entrega a la firma china. Además, bajo esta nueva prohibición militar, el departamento de comercio podría bloquear a Xiaomi posteriormente con la importación de «tecnología sensible» de China donde también está ZTE o el fabricante de drones DJI.

Estaba claro que Donald Trump no iba a salir de la Casa Blanca sin hacer ruido y el añadido de Xiaomi a esta la lista negra por supuestas conexiones con el ejército chino es otra muesca en su revólver. Como de costumbre, y al igual que ocurre con las empresas bloqueadas por ser una «amenaza para la seguridad nacional» sin pruebas que lo sustenten.

Algunos inversores chinos esperan que el presidente electo Joe Biden atenúe la retórica anti-China de la Casa Blanca bajo el mandato de Trump, pero que no cambie esencialmente la visión actual de Beijing como un rival estratégico. Al que hay que combatir por tierra mar y aire en una guerra comercial que termina repercutiendo negativamente a todo el planeta.

Algunos analistas creen que la administración Trump «cambió irreversiblemente» la relación económica de Estados Unidos con China y será difícil revertirla. En este apartado los analistas no esperan que Biden sea un ‘angelito’ y tomará una posición igualmente dura con las empresas de infraestructura crítica como Huawei. Es menos probable que la presión se realice sobre aplicaciones de consumo, pero se espera que la relación de Biden sea dura con China, «pero con menos aranceles unilaterales y más cooperación de los aliados internacionales». prevén. Veremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *