El rover Perseverance de la NASA usa la misma CPU que el iMac de 1998

La sabiduría convencional sugeriría que al enviar un robot a explorar otro planeta, querrá equiparlo con la última y mejor tecnología disponible para maximizar su potencial. Resulta que esa no es una de las principales prioridades de la NASA.

Cuando el rover Mars Perseverance de la agencia espacial aterrizó en la superficie del Planeta Rojo el mes pasado, lo hizo con un procesador PowerPC 750 modificado a bordo. Si recuerdas, ese es el mismo chip que venía equipado en el icónico iMac G3 de Apple en 1998.

¿Por qué equipar el rover con una CPU que tiene más de dos décadas? Porque tiene que funcionar, por eso.

El procesador dentro del rover Perseverance es un RAD750 , una variante del PowerPC 750 endurecida por radiación fabricada por BAE Systems . Incluye solo 10,4 millones de transistores y funciona a hasta 200 MHz. Fundamentalmente, puede soportar hasta un millón de rads de radiación y temperaturas de funcionamiento entre -55 ° C y 125 ° C.

Este CPU se ha utilizado en diversas misiones interplanetarias y satelites artificiales, incluido el predecesor del Perseverance, el rover Curiosity.

Debido a que la atmósfera de Marte es diferente a la que se encuentra aquí en la Tierra, y está más lejos del Sol, cualquier cosa que se envíe al planeta es susceptible a daños por radiación y temperaturas extremas.

Este procesador emplea la arquitectura RISC, está fabricado por IBM y Motorola a un proceso de fabricación de 250nm, y fue el último procesador empleado por Apple antes de que decidiera aliarse con Intel para dar vida a sus equipos tanto de sobremesa como portátiles.

El motivo de emplear este procesador tan antiguo seguro que ya lo conocéis, y se debe a que soporta muchísimo mejor la radiación y las temperaturas extremas respecto a los procesadores más modernos del mercado. Estos procesadores soportan entre 200000 y 1000000 de rads (unidad de radiación) y temperaturas de entre -55 y 125ºC, por lo que no existe nada más fiable para mandar al espacio.

“Una partícula cargada que atraviesa la galaxia puede atravesar un dispositivo y causar estragos”, explica James LaRosa, de BAE Systems a Newscientist. “Puede literalmente desprender electrones; puede causar ruido electrónico y picos de señal dentro del circuito”.

“Comparado con el Intel Core i5 de tu portátil, es mucho más lento… probablemente no sea más rápido que tu smartphone”, dijo Matt Lemke, subdirector de la NASA para la aviónica de Orion. “Pero no se trata tanto de la velocidad como de la robustez y la fiabilidad. Tengo que asegurarme de que siempre va a funcionar”.

El RAD750 también tiene un desempeño probado, ya que se ha utilizado con éxito en más de 150 naves espaciales, incluido el telescopio espacial Kepler y el rover Curiosity.

Una respuesta a «El rover Perseverance de la NASA usa la misma CPU que el iMac de 1998»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *