Cómo saber si se es “floqueado” por Google

Google no parece tener la intención de informar debidamente de cunado se emlea el nuevo sistema de rastreo seguro con el que el gigante de Internet quiere deshacerse poco a poco de las cookies, esos pequeños archivos que tu navegador descarga en cada sitio que visitas y que sirven para mucho, bueno y malo.

Las cookies sirven, por ejemplo, para que tu sesión se mantenga abierta en los servicios que utilizas en Internet y no tengas que introducir tu nombre de usuario y contraseña cada vez que reinicias el navegador; pero también sirven para que las compañías de publicidad te sigan a lo largo y ancho de la web y creen perfiles con los que intentar distribuir publicidad personalizada. Entre muchas otras cosas. De ahí que las cookies de terceros estén en la mira de los navegadores desde hace bastante tiempo.

Las cookies, especialmente las cookies de terceros, son actualmente un mal necesario, porque por un lado te hacen la vida más fácil, y por el otro te exponen a las malas prácticas de gran parte de la industria publicitaria. Ni siquiera entramos en temas de spyware y malware. Google lo sabe y hace tiempo que busca una solución satisfactoria al problema. Sin embargo, Google es parte interesada, la más interesada, de hecho, pues el grueso de su negocio se basa en servirte publicidad y cuanto mejor te conozcan, más efectiva será la publicidad.

Por eso Google te ofrece esas aplicaciones y servicios de tanta calidad (Chrome, Gmail, Drive, etc) a coste cero: ya hacen caja con tus datos. No obstante, la compañía es consciente del abuso y riesgos que conlleva el uso de cookies de terceros y –a pesar de sus continuados deslices– quieren mejorar la situación para el usuario… sin que su negocio se vea perjudicado. Y Google es el rey absoluto de la publicidad en línea.

Así, Google -y otras compañías, pero principalmente Google- han implementado y siguen haciéndolo diferentes medidas con las que poner coto a la inseguridad y exposición que plantean las cookies en general y las cookies de terceros en particular, por ejemplo, con propuestas como el endurecimiento de las políticas de cookies, que recientemente Firefox ha llevado un paso más allá con su Total Cookie Protection. Pero aún se podía hacer más… y es lo que está haciendo Google.

En estos últimos días la compañía ha comenzado a probar un nuevo mecanismo de rastreo llamado Federated Learning of Cohorts (FLoC), mediante el cual puede prescindir del uso de cookies de terceros para recoger datos relacionados con la actividad que el usuario realiza en línea (historial e navegación, intereses, demografía, etc) y así servir publicidad dedicada de manera más segura. Con un pero: yo me lo guiso, yo me lo como, y es que FLoC es una técnica en exclusiva de Google.

¿Estás siendo ‘floqueado’? Descúbrelo más abajo

Al margen de este último detalle, con el cual se encargará de lidiar la competencia de Google en materia de publicidad, la prueba a la que hacemos referencia se está llevando a cabo en un 0,5% de los navegadores Chrome, que dicho así parece poco, pero que suponen muchos millones de usuarios. Y lo que es peor, se está haciendo sin informar a los usuarios de que están siendo conejillos de indias y de que sus datos de navegación se están extrayendo de una nueva forma muy segura a priori, pero muy intensiva.

No solo eso: tras esta primera prueba, la compañía tiene la intención de extender FLoC al 5% de los usuarios de Chrome, en torno a unos cien millones de personas; y cuando estén conformes con los resultados, al resto de usuarios del navegador. ¿Cómo evitar ser ‘floqueado’ en esta primera ronda, en la siguiente y más allá? Tienes dos formas de hacerlo, pero ninguna te va a gustar si eres de los que no gusta, valga la redundancia, de complicarse la vida con estas cosas.

Antes de nada, ten en cuenta que la primera prueba con FLoC se aplica únicamente a usuarios de Estados Unidos, Australia, Brasil, Canadá, India, Indonesia, Japón, Nueva Zelanda, Filipinas y México, desde donde muchos nos leéis. Aunque más tarde o más temprano, todos los usuarios de Chrome van a tener que pasar por el aro.

Volviendo a esta primera y segunda pruebas e FLoC, la única vía para evitar se incluido en la misma es bloquear las cookies de terceros desde las preferencias del navegador, con todos los inconvenientes que ello conlleva. A su vez, el complemento de DuckDuckGo para Chrome ha añadido en su última actualización el bloqueo de esta característica, por lo que tal vez sea una buena alternativa de paso.

Si no te interesa ni una cosa ni la otra, la Electronic Frontier Foundation (EFF) ha habilitado una página para comprobar si estás siendo ‘floqueado’ en la que además se explica bien en qué consiste toda esta historia. Con pulsar un botón te confirmarán si tu navegador ejecuta FLoC o no. Para más datos acerca de FLoC, esto otro artículo de la EFF en el que se ahonda mucho más en el tema.

A medio plazo, sin embargo, la única alternativa a FLoC será abandonar Chrome en favor de otro navegador que no vaya a adoptar dicha característica y, buenas noticias, son todos excepto Chrome. Claro que si ya eres usuario de Chrome y de los servicios de Google, no te va a suponer un gran cambio el salto. En caso contrario, tienes nueva casa para elegir: Brave, Firefox, Microsoft Edge, Opera, Vivaldi… Que no sea por opciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *