La Radeon RX 7900 XT podría ser la primera en emplear una arquitectura MCM

El lanzamiento de la Radeon RX 7900 XT podría producirse a mediados de 2022, como vimos hace un par de días en este artículo, donde profundizamos en aspectos tan importantes como su arquitectura, conocida de forma provisional como RDNA 3, y también en el proceso de fabricación y en las posibles mejoras que podría traer a nivel de rendimiento bruto, tanto general como especializado (trazado de rayos, principalmente).

Hoy podemos ampliar esa información con un nuevo e interesante rumor que indica que la arquitectura RDNA 3 dará el salto a un diseño de GPU MCM, es decir, de tipo módulo multi-chip, y que estará inspirado directamente en Zen, la arquitectura que hizo posible la llegada de Zen. Tanto la Radeon RX 7900 XT como la Radeon RX 7800 XT adoptarán, en teoría, ese diseño, pero AMD podría mantener la arquitectura de núcleo monolítico en sus soluciones gráficas inferiores, al menos durante esa generación.

La Radeon RX 7900 XT sucederá a la Radeon RX 6900 XT, lo que significa que está llamada a convertirse en el próximo tope de gama de AMD, y que competirá con NVIDIA en lo más alto. La Radeon RX 7800 XT, por contra, será la sucesora de la Radeon RX 6800 XT, y se situará en la gama alta. Ya tenemos claro cómo posicionarán ambas tarjetas gráficas, ¿pero por qué querría AMD dar ya el salto a un diseño MCM?

Al final todo se resume en tres grandes claves: simplificación a nivel de arquitectura, eficiencia a nivel de oblea y reducción de costes, como vamos a ver a continuación, aunque esto no quiere decir que el diseño MCM vaya a canibalizar de forma inmediata al de núcleo monolítico. Tengo claro que, al final, acabará siendo la opción mayoritaria, pero su implementación se llevará a cabo de forma gradual.

Radeon RX 7900 XT: 10.240 shaders gracias al diseño MCM

Cuando analizamos las diferencias que tienen los procesadores Intel frente a los procesadores AMD expusimos, de una manera muy clara, las ventajas que trajo el salto de la segunda a un diseño MCM en sus procesadores de alto rendimiento. Pues bien, esas mismas ventajas se trasladarían de forma directa a una GPU, lo que significa que AMD podría utilizar un diseño MCM para crear súper GPUs combinando chips más pequeños.

Así, esa Radeon RX 7900 XT podría combinar dos chiplets con 5.120 shaders cada uno para dar forma a una súper GPU con 10.240 shaders, el doble de unidades de sombreado que integra actualmente la Radeon RX 6900 XT. Obviamente esto doblaría también el número de unidades de computación, las unidades de texturizado, de rasterizado y también las unidades para trazado de rayos.

El incremento de potencia bruta sería enorme, pero AMD tendría que afrontar una serie de desafíos importantes: interconectar ambos chiplets de forma eficiente, y dar forma a un subsistema de memoria y de comunicación que les permita trabajar de forma óptima. Este tema es muy importante, y basta con repasar las mejoras que introdujo AMD en Zen 2 y Zen 3 en este sentido para interiorizarlo.

La arquitectura MCM permitiría a AMD diseñar GPUs mucho más potentes, y con un menor coste a nivel de oblea. Piensa, por un momento, en lo complicado que resultaría trasladar una GPU de núcleo monolítico con 10.240 shaders y 160 CUs del papel a la oblea. Una simple CU no funcional equivaldría a un chip defectuoso, y el riesgo de que esto ocurra sería bastante grande. Sin embargo, una GPU con 5.120 shaders y 8 CUs tendría un riesgo mucho menor, y ocuparía, además, menos espacio en la oblea.

Si esto se confirma, esa Radeon RX 7900 XT podría llegar a doblar el rendimiento bruto de la Radeon RX 6900 XT, siempre que el subsistema de comunicación y de memoria esté a la altura, pero un cambio de este tipo sería tan grande, y se produciría en tan poco tiempo, que quizá impida a AMD innovar, o avanzar, en otros aspectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *