La Fundación Ethereum promete menor consumo de energía y reducri el uso de GPUs

La Fundación Ethereum ha declarado que está previsto pasar a un modelo PoS (Proof of Stake) en los próximos meses (The Merge), lo que conlleva algunos cambios importantes en el funcionamiento de una de las criptomonedas más odiadas de la red.

En la actualidad, el Ethereum utiliza la prueba de trabajo, mediante GPUs enfocadas al gaming, para cambiar las transacciones y generar nuevo Ether, que es la moneda utilizada en la red Ethereum. El Proof-of-work (PoW) requiere de mucha potencia de cálculo para funcionar, del mismo modo que Bitcoin, pero mientras que Bitcoin se alimenta en gran medida de circuitos integrados de aplicación específica (ASIC), Ethereum se alimenta casi exclusivamente de un componente de PC que ya ha triplicado su valor y que impide que los gamers monten o actualicen sus equipos.

El Proof-of-Stake conlleva una gran ventaja, y es que reducirá la necesidad de usar GPUs. En su lugar, la propia red verificará las transacciones, o bloques, en función de su participación en Ethereum. El sistema sigue siendo seguro porque la riqueza de Ether en el mundo ya se ha distribuido entre millones de personas. Como resultado, el Proof-of-Stake reduciría la necesidad de minar con GPUs, lo que significa una menor demanda de tarjetas gráficas, y claro, y un menor consumo de energía reduciendo su huella de carbono.

“Ethereum completará la transición a Proof-of-Stake en los próximos meses”, dijo Carl Beekhuizen, de la Fundación Ethereum, “lo que conlleva una miríada de mejoras que han sido teorizadas durante años. Pero ahora que la cadena Beacon lleva unos meses funcionando, podemos analizar los números. Un área que nos entusiasma explorar es la de las nuevas estimaciones de uso de energía, ya que dejaremos de consumir la misma energía que consume un país”.

En concreto, se espera que la implementación de PoS en Ethereum reduzca el consumo de energía en un 95,95%, desde los 44,49 TWh de la actual tecnología PoW (Proof of Work) hasta los estimados 2,62 megasvatios. Por lo tanto, la fusión debería ayudar a Ethereum no sólo a ser más ecológico, sino también a aumentar la seguridad de la red, reduciendo la probabilidad de ataques en un 51%, y permitiendo un mayor escalado operativo de la red.

Es muy poco probable que los mineros se muden a otra moneda tan rentable para minar, por lo que podríamos estar ante un mercado de tarjetas gráficas de segunda mano relativamente tirado de precio para finales de año. Muy bonito para ser verdad, tocará esperar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *