Algo de historia sobre los botones de los mandos de juego.

Ni nos damos cuenta, pero cuando jugamos tenemos ya asumido que salvo en el caso de las PlayStation, los mando de otras consolas usan el esquema de botones A, B, X, Y. ¿Por qué lo hacen? ¿Y por qué Sony y su PlayStation no?

Lo cierto es que las razones no están del todo claras y de hecho hubo consolas antiguas que en lugar de tener botones “A” y “B” tenían botones “1” y “2”. Nintendo parece haber sido la gran impulsora del esquema ABXY: Microsoft lo copió en sus Xbox, pero curiosamente Sony prefirió ir por otro camino que, eso sí, se ha convertido en seña de identidad de sus mandos.

¿Cuántos botones ponemos? Los que nos apetezca

La legendaria Nintendo Entertainment System (NES) de 1983 fue sin duda una de las consolas más exitosas de su tiempo, y con ella Nintendo empezó a definir cómo debían ser los mandos.

El legendario mando de la NES era desde luego una oda al minimalismo.

Además de los botones de dirección y de los botones Select y Start —que también se han mantenido con iteraciones muy similares décadas después— los ingenieros y diseñadores de la empresa nipona añadían dos botones de acción, “A” y “B”, que definieron aquella generación de videojuegos.


El mando de la Sega Master System de 1985 tenía un diseño singular, desde luego.

Sega, que lanzó su Master System en octubre de 1985, decidió que no iba a copiar del todo ese diseño. Querían ser distintos, así que en lugar de usar la “A” y la “B”, pusieron a sus botones las etiquetas “1” (que doblaba además como botón “Start”) y “2”.


Mando original de la Sega Mega Drive

La cosa comenzó a complicarse cuando en 1988 se lanzó la Sega Mega Drive (Sega Genesis en EE.UU.), que planteaba un mando ligeramente distinto en el que no había dos botones de acción, sino tres. Sega decidió no complicarse y seguir la serie alfabética.

Mando posterior de la Mega Drive con seis botones.

Aquellos botones se llamaban “A”, “B” y “C”, pero en Sega decidieron que igual aquello no era suficiente y crearon un nuevo mando con otros tres botones, que llamaron “X”, “Y” y “Z”. Por lo visto trataban de seguir el esquema de algunas máquinas recreativas de la época como la de ‘Street Fighter II’.


La Neo Geo iba a su aire en todos los sentidos, incluido su controlador.

Hubo quien no tenía al parecer ningún problema con eso de llamar a los botones de formas distintas. La mítica Neo Geo de 1990 usaba un mando que imitaba el de las máquinas recreativas, y en él encontrábamos cuatro botones llamados “Pad A”, “Pad B”, “Pad C” y “Pad D”.

Pero para mandos raros, el de la Atari Jaguar de 1993, que tenía un rarísimo teclado numérico en la parte inferior y tres botones de acción que denominó “A”, “B” y “C”. En Atari, por cierto, acabaron rediseñando ese mando y añadieron otros tres botones de acción (“X”, “Y”, y “Z”) y dos gatillos: la gente se quejaba de que en juegos de lucha los tres botones originales no servían de mucho.

Dejémonos de tonterías, dijo Nintendo: los mandos tienen que tener cuatro botones de acción y ya

Aquello de tener seis botones en el frontal parecía ser demasiado, y fue Nintendo la que acabó imponiendo un regla no escrita con el lanzamiento de la no menos legendaria Super Nintendo en 1990: los mandos de sus consolas tendrían cuatro botones de acción, y se llamarían “A”, “B”, “X” e “Y” (también incluyeron los gatillos izquierdo y derecho, por cierto, ideaza).


El mando de la Super Nintendo (esta versión con botones de colores era la que se vendió en Japón y Europa) sentó las bases de lo que desde entonces serían los botones de acción en muchos dispositivos de videojuegos.

¿Por qué no “A”, “B”, “C”, y “D”? Hay diversas teorías no confirmadas. Una de ellas indica que Nintendo quería diferenciar las funcionalidades de los botones en dos grupos distintos.
19 mandos que demuestran lo mucho que ha cambiado nuestra forma de jugar a videojuegos en consolas
En Xataka
19 mandos que demuestran lo mucho que ha cambiado nuestra forma de jugar a videojuegos en consolas

Otra, más curiosa aún, aseguraba que el problema con esas letras es que sonaban demasiado parecido en inglés (sobre todo “B” y “D”), lo que hacía que al referirse a los botones con instrucciones orales podía dar lugar a confusiones. (“Pulsa B y luego A”.”Espera, ¿has dicho B, o D?”, etc).

También puede que en Nintendo quisieran también diferenciarse de su competidor de entonces: ni Sony ni Microsoft habían mostrado interés por este segmento hasta entonces, y Sega era el rival a batir: si ellos usaban la “C”, Nintendo no tenía intención alguna de hacerlo y luego usar también la “D”, parece.

La Wii fue la excepción a la norma creada por la propia Nintendo, pero no importó mucho: se vendió como churros, y con razón.

Lo cierto es que aquello, como decimos, se convirtió en el estándar de facto para muchos de los mandos que usó Nintendo —aunque el Wii Remote (o “Wiimote”) tenía una configuración distinta con un botón “A” y luego otros dos, “1” y “2”, en la parte inferior.

Mando de la Sega Dreamcast.

Hasta Sega adoptó aquella configuración ABXY en su Dreamcast en 1998 —con la Saturn insistieron en los mandos con seis botones— y por supuesto lo mismo acabó haciendo Microsoft en todas sus Xbox, que en sus distintos mandos ha seguido esa misma tendencia y ha usado los cuatro botones ABXY.


El mando de la Xbox Series X sigue manteniendo la configuración ABXY para los botones de acción: la esencia es la misma, aunque lógicamente haya algunas mejoras y diferencias respecto a los anteriores mandos de las Xbox o de la competencia.

Lo ha hecho también con los mandos de las Xbox Series S/X, que son básicamente una iteración más de los que ya habíamos visto en las Xbox One. Si funciona, dicen, no lo toques. O tócalo, pero deja los botones como estaban.

Sony se desmarca: les gustan los cuatro botones, pero no esos nombres

Cuando Sony decidió entrar en el mercado de los videojuegos, lo hizo con una apuesta que era singular en todo. La PlayStation marcó un hito y logró convencer al mundo de que no todo tenía que ser Nintendo o Sega en ese segmento, algo que parecía complicado de lograr.


El mando original de las PlayStation, que luego recorrería mucho camino. La esencia, eso sí, perduró, y sobre todo lo hicieron esas reconocibles formas que identificaban a cada botón.

Entre sus muchos puntos diferenciales, en Sony decidieron que el mando también fuese su seña de identidad. El PlayStation Controller original (que luego acabaría convirtiéndose en el mítico DualShock) adoptó los cuatro botones de acción que había impulsado la Super Nintendo, pero a Sony no le gustaba dar etiquetas con letras a esos botones.

Así lo contaba Teiyu Goto, responsable del diseño de la PlayStation original, y que creó los icónicos botones de aquel mando que a la postre acabarían convirtiéndose en seña de identidad de todo el legado de la división PlayStation.

Goto explicaba en una entrevista con Famitsu en 2010 su razonamiento para no utilizar el esquema ABXY:

Otras empresas de juegos de la época asignaban a los botones letras del alfabeto o colores. Queríamos algo sencillo de recordar, por lo que optamos por los iconos o símbolos, e inmediatamente después se me ocurrió la combinación triángulo-círculo-X-cuadrado.

Le di a cada símbolo un significado y un color. El triángulo se refiere al punto de vista; hice que representara la cabeza o la dirección de uno y lo hice verde. El cuadrado se refiere a un trozo de papel; lo hice representar menús o documentos y lo hice rosa. El círculo y la X representan la toma de decisiones “sí” o “no” y los hice rojos y azules respectivamente. La gente pensó que esos colores estaban mezclados, y tuve que reforzar a la dirección que eso era lo que quería

Aquello, desde luego, funcionó. Sony ha mantenido ese mismo esquema en todas sus consolas hasta nuestros días. Lo ha hecho desde luego en el mando DualSense de la PS5, aunque aquí se han perdido los tradicionales colores que también estaban ya asignados a cada una de esas formas. La forma puede haber cambiado: el fondo, no. Y los cuatro botones, tampoco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *